Sociedad Mayo 3, 2016

En Cafayate exigen la devolución de tierras

Néstor El Gallo Gomez dirigente social piquetero

Los dominios de la zona sur de Cafayate, que comprende 32 hectáreas cedidas a la Municipalidad en 1973, reaviva el reclamo de un sector de la ciudadanía que solicita que las mismas sean reconocidas como patrimonio comunal y destinadas para la planificación urbana.

Más de un centenar de personas protestan dentro del sector que entienden como propiedad del municipio y que actualmente se encuentra en posesión de una empresa multinacional, dedicada a producción vitivinícola.

Néstor Gómez, uno de los líderes de la manifestación en el reclamo, consideró que las tierras fueron usurpadas por la empresa vitivinícola porque las mismas poseyeron un cargo de donación, legado a vialidad de la provincia, para la construcción de un camino y una pista de aterrizaje.

La primera movilización comenzó el viernes de la última semana de abril y continuó hasta hoy. Durante el primer martes de mayo el Poder Judicial ordenó el desalojo de los manifestantes, en un procedimiento que finalizó con una persona detenida.

El dirigente social, Néstor Gómez, popularmente conocido como “El Gallo”, explicó que la ocupación de la empresa lleva más de diecinueve años y que durante ese período ninguna autoridad de gobierno denunció formalmente el hecho.

La empresa denunció a los manifestantes y estos a la empresa. Ambas partes se acusaron de ocupación ilegal, aunque no lograron destrabar el conflicto por la titularidad y dominio de la propiedad, que requiere de la intervención del Poder Judicial.

La solicitud de El Gallo Gómez y de las más de cien personas que lo acompañaban se dirige hacia la el intendente, Fernando Almeda, y a la empresa que posee el dominio de las tierras destinadas a la producción de vid, Pernod Ricard.

Gómez explicó que  la situación debe ser atendida con rapidez porque la posesión veinteñal de las tierras, que actualmente se encuentra bajo dominio de la empresa vitivinícola, podrían adjudicarse directamente a esta.

El reclamo por las 32 hectáreas, en el denominado caso de la pista o cancha de avión, tiene más de un capítulo en la historia de Cafayate. Durante el primer mandato del intendente Almeda se realizó un acampe, reclamo y elevación del asunto a la justicia.

Entonces, el gobierno municipal se comunicó con la empresa y pactó varias rondas de negociación, todas efectivas, aunque poco satisfactorias para los manifestantes que reclamaban con el mismo modo de operación que en la actualidad.

El intendente Almeda acercó una propuesta por parte de la empresa, que dejó a consideración del Concejo Deliberante de Cafayate, y que consistía en una oferta para efectuar la compra del predio que la vitivinícola utiliza para la explotación de recursos.

La discusión por la valoración pública y privada del predio de 32 hectáreas, disipó la concreción de la compra ante la primera oferta y la causa continuó en el Poder Judicial. Los sectores sociales presionaron al gobierno para que exija un precio tres veces mayor al ofrecido.

La municipalidad de Cafayate pudo haber aceptado la oferta por decenas de millones de pesos y comprar varios predios con el aporte de la caja de la provincia de Salta, pero la negociación cayó finalmente, ante la falta de celeridad.

De la Redacción de Diario Cafayate