Más del 60% de los cafayateños y sancarleños eligió no flexibilizar la cuarentena

municipalidad de Cafayate

La mayoría de los residentes de Cafayate y San Carlos, optó por «no flexibilizar la cuarentena», tras responder a una encuesta en la que más del 60% de los preguntados eligió continuar un aislamiento sin excepciones.

En los departamentos de Cafayate y San Carlos no se registran casos de coronavirus y se mantiene alerta la estructura sanitaria, a la vez que se desparraman sus tres economías: artesanía, turismo y vitivinicultura, están en crisis.

Respecto al tránsito de personas y vehículos, las localidades cooperan en un compromiso de aislamiento y lo efectivizan a través de controles en las fronteras entre Angastaco, San Carlos, Animaná, Cafayate y Tolombón.

La mayoría de los residentes cafayateños y sancarleños, coinciden en que la crisis es excepcional, pero discrepan en que la prioridad es economía o salud, y los que optan por «no flexibilizar la cuarentena», advierten de las consecuencias de una epidemia.


En los departamentos de Cafayate y San Carlos opinan en torno a la realización de la cuarentena


La idea de flexibilizar el aislamiento, surgió de una reunión entre intendentes y concejales y consideró la posibilidad de «repatriar» a los casi doscientos que no lograron regresar a sus hogares.

Paralelamente, las autoridades sanitarias recomendaron una cuarentena estricta y advirtieron que su incumplimiento aumentará el riesgo de contagio. Asimismo, dijeron conocer las dificultades económicas que ocasiona el aislamiento.

Las municipalidades de esos departamentos, fueron facultadas por el presidente Alberto Fernández, para proponer un protocolo de acción que administre la cuarentena y la cumpla bajo la dirección de las autoridades sanitarias.

Por su parte, el gobierno nacional destina 1500 millones de pesos para proteger al turismo, mientras evalúa un plan para sostener a la vitivinicultura.

Diario Cafayate