Cultura Enero 19, 2017

Excursiones en Cafayate

ruinas de quilmes parque nacional los cardones quebrada de las conchas cachi quebrada de las flechas rio colorado

Las vacaciones de verano en la tierra del sol y el buen vino ofrecen distintas alternativas para turistas y visitantes. Es por eso que más allá del circuito céntrico de Cafayate, en el que se concentran la mayor cantidad de atractivos, existen travesías para estar en contacto con las maravillas de la naturaleza.

La excursión hacia la Quebrada de las Conchas ofrece siete paradas: La Punilla, Los Castillos, Las Ventanas, El Obelisco, La Yesera, El Anfiteatro y La Garganta del Diablo. Comienza en el kilómetro 0 de Cafayate y termina en el kilómetro 47 de la Ruta Nacional N° 68.

Sin embargo, quienes eligen esta forma de paseo atraviesan seis atractivos más, fácilmente visibles: Los Médanos, El Mollar, El Fraile, El Sapo, Santa Bárbara y Tres Cruces, que completan el paseo a lo largo de la Quebrada de Cafayate.

La Quebrada de las Conchas es una reserva natural perteneciente a la ecoregión que descubre un área de gran belleza paisajística, con formaciones rocosas muy llamativas por sus coloraciones rojizas, siempre acompañada por el río de las conchas.

En la antigüedad estas formaciones fueron bañadas por cascadas de agua dulce que erosionaron las piedras, dándole a cada una de ellas atrayentes formas que los visitantes logran descubrir a lo largo de todas la excursión.

Existe otro punto que el turista y visitatante pueden cumplir para enriquecer sus vacaciones y se refiere a las siete cascadas del Río Colorado, de las cuales tres se destacan por su majestuosa imponencia natural.

El circuito de Río Colorado se configura con siete caídas de agua. La primera de ellas alcanza una altura de cinco metros y forma una dársena de dos de profundidad, en la que se puede nadar sumergido en agua de deshielo.

La segunda más imponente descubre una altura de ocho metros y para acceder a ella se debe caminar por el cauce del Río Colorado o escalar una pared de cuatro metros de altura. Esta también posee una enorme dársena de agua cristalina.

La tercera y última cascada, de las siete que componen al Colorado, se encuentra doscientos metros río arriba, pero su profundidad no supera los tres de altura, aunque se considera el punto de descanso antes de emprender regreso río abajo.

El inicio del recorrido por las siete cascadas del Río Colorado se encuentra a seis kilómetros del circuito céntrico de Cafayate y durante toda la travesía se debe cruzar de una margen a otra para alcanzar las caídas de agua.

Saliendo de Cafayate se pueden visitar más atractivos turísticos; algunos a pocos kilómetros en la Provincia de Tucumán y otros a mayor distancia dentro de la Provincia de Salta. Incluyen pucará, quebrada, museos y antiguos asentamientos.

La travesía a las Ruinas de Quilmes, en la Provincia de Tucumán, configura los restos del mayor asentamiento precolombino de la República Argentina. El lugar fue reconstruido y es controlado por descendientes de esos pueblos originarios.

Durante el recorrido los visitantes se encuentran con un museo dedicado a la Pacha mama y luego con una gigantesca fortificación, sobre el cerro Alto del Rey, realizada por el pueblo originario de Quilmes, hace mil años, aproximadamente.

El museo de la Pacha mama está dividido en cuatro salas de exposición, divididas en cuatro categorías: geología, etnología, tapices y pinturas, y un patio donde se puede observar numerosas esculturas autóctonas.

El pucará de Quilmes tiene una extensión de treinta hectáreas en el que se identifican barriadas, guaridas, puestos y otros espacios que sirvieron de albergue para la densa población de ese pueblo originario.

Dentro de la Provincia de Salta, en la región de los Valles Calchaquíes, se suman atractivos turísticos identificados con parques naturales y nacionales y pueblos muy antiguos que en la actualidad se preservan casi idénticamente.

La expedición por La Vuelta a los Valles inicia y agota su recorrido en Cafayate. Incluye el paso por todos los miradores de la Quebrada de las Flechas, accidente geográfico ubicado en un camino recoleto de la Ruta Nacional N° 40.

Se trata de formaciones rocosas puntiagudas inclinadas que forman estrechos desfiladeros con paredes de más de veinte metros de altura, considerada uno de los puntos turísticos más atractivos de la emblemática ruta 40.

Mientras se atraviesan las formaciones, destacan el “paso del Ventisquero” y en especial el “paso de la Flecha”, que se asemeja a un glaciar petrificado de puntas agudas, que fue declarado Monumento Natural.

En su trayectoria se encuentra la iglesia jesuítica más antigua de del Valle Calchaquí que data de 1780. Cruzando un río puede ingresarse entre rocas milenarias donde se encuentran vestigios arqueológicos anteriores a la llegada de los europeos al continente  americano.

En el recorrido de La Vuelta a los Valles se realiza una parada en Cachi, una pequeña localidad rodeada de imponentes montañas de más de cinco mil metros de altura, muchas de ellas nevadas, un cielo extremadamente puro y varios monumentos nacionales.

En Cafayate existen tres agencias de turismo habilitadas que ofrecen este tipo de alternativas y más viajes diseñados sujetos a las exigencias de los turistas y visitantes. Todas cuentan con guías personalizados y especializados inscriptos en el registro provincial.

De la Redacción de Diario Cafayate