República Enero 5, 2018

Cinco experiencias UBER

UBER argentina diario cafayate

La empresa internacional que proporciona a sus clientes una red de transporte privado, a través de un software de aplicación móvil, que conecta a los pasajeros con los conductores de vehículos registrados en su servicio, es la prueba contundente de que se pueden organizar aptitud y autonomía.

Diario Cafayate y Radio Impacto FM 98.5 Cafayate experimentaron UBER, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a través de cinco historias de vida que dan prueba de que el nuevo sistema es exponencialmente mejor y que la diferencia es casi como la que hay entre el correo postal y el E-Mail.

El primer conductor nació y se crió en Trujillo; la capital del departamento peruano de La Libertad. Un joven entusiasta que se aventuró a brindar un servicio en zonas donde la circulación de turistas, de todas partes del mundo, es frecuente.

El trujillano contó que los viajeros prefieren conocer la identidad del conductor ruta planificada automáticamente, tarifa dinámica de oferta y demanda, disponibilidad de servicio y evaluación del chofer.

“Los taxistas me reconocieron (en buenos términos)” que fueron los ´dueños de la calle´; que durante mucho tiempo gozaron de esa exquisitez y que, si bien brindaban un buen servicio, no todos los choferes tenían el mismo nivel de compromiso”, confió el chofer de UBER.

En la actualidad la empresa UBER proyecta controlar el 25% del mercado que antes dominaban en un 100% los taxis y remises.

El segundo conductor se presentó como un “ex taxista”; una persona de más de cincuenta años que admitió que UBER permite trabajar de forma más cómoda y sin la presión del sistema que posee tarifas diferenciadas con base en recargos por la modalidad de viaje.

“Los taxistas son, o somos, los que más conocemos la ciudad. Pero eso cambió desde que se aplicó la utilización del GPS (Sistema de Posicionamiento Global) con mapas inteligentes que trazan recorridos e informan sobre el estado del tránsito”, contó el conductor.

Inicialmente, los conductores tenían autos UBER que aprobaba la empresa. Luego de 2012, la misma añadió una selección más amplia de automóviles en el mercado.

El tercer conductor se presentó como militante de la agrupación política La Cámpora. Reconoció que el sistema es sumamente más efectivo y que permite trabajar libremente de forma autónoma sin limitaciones de tiempo.

“Vale la pena apoyar un cambio que consideramos positivo para el transporte en la ciudad. Pero mucho más si se trata de una iniciativa alentada por los propios ciudadanos. La llegada de UBER a Buenos Aires disparó la demanda de personas que toman transporte privado”, opinó el chofer.

Sin embargo, la iniciativa ha sumado problemas en la Ciudad Autónoma de Buenos aires. Desde su llegada al República Argentina, UBER fue rechazada por las agrupaciones de taxistas y regulaciones que han intentado normar y regular sus actividades.

El cuarto conductor se presentó como guía de turismo. Llamativamente conocía todo el circuito de los principales atractivos del Noroeste Argentino y exactamente los pueblos de Tolombón, Cafayate, Animaná, San Carlos, Angastaco, Molinos y Cachi, entre los principales; la Ciudad de Salta, por completo.

“Me imagino que no existe UBER en Cafayate”, bromeó el conductor. “Los jóvenes, principalmente, no terminan de digerir la modalidad de viaje en taxi, por eso aceptaron rápidamente la de UBER”, afirmó el chofer y guía de turismo.

“Es que hay una tendencia al cambio. Todo es más rápido; esa rapidez es exacta. Porque cuando vos utilizas este tipo de sistema, la fragilidad es mínima. Si tu vehículo está a cuatro minutos de distancia es real y si tu trayecto es de Sur a Norte tu tarifa es tal cual”, aseveró el transportista.

“En Cafayate podrían tener UBER, sería bastante divertido, pero creo que el sistema de transporte es mucho más ágil y está bien orientado al tipo de demanda, porque es coordinado por las radio bases que operan taxis y remises; es como un sistema analógico”, analizó.

Los pasajeros de UBER descargan una aplicación a su teléfono móvil, crean una cuenta de usuario y solicitan un viaje en el que indican origen y destino del mismo. El sistema ofrece un estimado del costo y tiempo de duración y si les satisface lo confirman.

El quinto pasajero se presentó como oficial de la Policía Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires. Luego de brindar a Diario Cafayate y Radio Impacto FM 98.5 un panorama sobre las mejoras en seguridad integral y prevención del delito, contó su experiencia.

“Hago horas extra con UBER, pero soy policía. Sé que el sistema envía mis datos personales y los del vehículo al usuario. Nombre, foto de perfil, modelo del auto y número de patente. Muchos adolescentes utilizan este servicio y sé que los padres se quedan tranquilos”, dijo el oficial.

“Además, cuando una persona toma un UBER en la puerta de su casa, la de un amigo o desde la escuela o la oficina, por ejemplo, al llegar al destino programado la aplicación envía la confirmación del arribo; es más seguro”, agregó el conductor y miembro de la Metropolitana.

Cómo funciona UBER

Uber permite acceder a miles de usuarios con solo apretar un botón de la aplicación de conductor. Miles de conductores de todo el mundo utilizan este sistema.

Los choferes organizan sus horarios como mejor les conviene. Se conectan libremente con una flexibilidad y disponibilidad del cien por cien.

Un automóvil y la aplicación móvil es todo lo que necesita un chofer para poder acceder a la empresa.

El objetivo de la empresa es que los conductores contribuyan a la comunidad de viajeros a moverse por la Ciudad.