Política Mayo 28, 2015

El segundo mandato de Almeda

Fernando Almeda intendente de Cafayate re electo

El actual intendente de Cafayate, Fernando Almeda, deberá re asumir a su cargo el 10 de diciembre de 2015 y comenzará, a partir de entonces, su segundo mandato como Ejecutivo de la Municipalidad. La re asunción, planteará también, cambios en la estructura del gabinete.

Luego de haber desarrollado una amplia política inclinada hacia obras públicas y educación, existen temas urgentes que deberá atender. Salud, seguridad y empleo son asignaturas pendientes en una agenda cada vez más apretada.

En 2013, Almeda había augurado bonanza para la República Argentina. Durante una entrevista radial dijo: “…y créanme que en el país y para Cafayate, se vienen buenos tiempos; mejores aún de los que estamos viviendo”.

Los logros del re electo intendente se plasmaron en la gestión de fondos nacionales y provinciales para el desarrollo de obras relacionadas con agua y cloaca, recuperación de espacios verdes, ampliación de módulos habitacionales y creación de centros comunitarios.

Por otro lado, un anhelo fue la tan esperada Universidad Nacional de Salta, que finalmente se instaló con una sede en Cafayate, financiada por el Ministerio de Educación de la Provincia y actualmente ofrece tres carreras: Enología, Turismo y Energía Solar.

Pero, el crecimiento poblacional de Cafayate plantea tres enormes desafíos: salud, seguridad y empleo. El primero, a través de un hospital que se encuentra colapsado. El segundo, un dilema social que ha enfrentado a vecinos y Policía y el tercero, la falta de generación de puestos trabajo.

El hospital de Cafayate es semipúblico; el Ministerio de Salud sólo se encarga de cubrir los salarios de los empleados y mantener la parte edilicia; actualmente se debería mantener a través de las obras sociales y el Instituto Provincial de Salud, pero le es insuficiente.

Almeda deberá reconfigurar el sistema de salud de Cafayate, más allá de las millonarias deudas que mantiene con los diferentes organismos, y planificar una ampliación que permita diferenciar las áreas y sus especialidades para minimizar las infecciones intrahospitalarias.

También, atender la dimensión de lo que representa el Hospital como cabecera de gran parte del Valle Calchaquí. Actualmente, se derivan cuadros continuamente a la Capital de Salta por falta de insumos o personal especializado.

En cuanto a seguridad la Ciudad mantiene los estándares normales de calidad, muy por encima del promedio nacional, aunque en los últimos seis años se han incrementado los casos de microtráfico de drogas, robos y asesinatos.

En muchos de los casos, se entiende que la problemática social que atraviesa Cafayate es normal para el crecimiento demográfico que mantiene. Sin embargo, se ha aumentado significativamente la infraestructura de Policía y a la vez los hechos delictivos.

Para el diseño de una política de trabajo, el equipo de Almeda deberá maximizar los recursos. Cuenta con más estudiantes de enología que bodegas en Cafayate y a pesar de existir la carrera de energía solar, existe una sola empresa, es pequeña y de capitales privados.

La vitivinicultura tiende hacia la automatización de las cosechas y poda y la explotación minera está vedada en la mayoría de las grandes porciones de tierra por razones de proteccionismo ambiental y otros.

Además, Cafayate no cuenta con un polo industrial. La gran cantidad de mercadería que ingresa a la ciudad, para la mayoría de los sectores, proviene de Salta, Tucumán, Mendoza, Córdoba, Santa Fé y Buenos Aires.

De la Redacción de Diario Cafayate