Política Abril 4, 2015

Almeda es kirchnerista

Nestor Kirchner Cristina Fernández Juan Manuel Urtubey Fernando Almeda

El candidato a renovar la banca de intendente por Cafayate en 2015, Fernando Almeda, se ha pronunciado definitivamente como un militante kirchnerista. No es peronista ni renovador. Pertenece al Frente para la Victoria (FPV) que conformó el Presidente Néstor Carlos Kirchner y que continuó su esposa, Cristina Fernández, actual primer mandataria argentina.

Luego de su rompimiento con el Partido Renovador de Salta (PRS) en 2013 y tras el alejamiento del vicegobernador, Andres Zottos, del FPV, Almeda adoptó las características que describen al kirchnerismo como forma política del Siglo XXI: Peronismo combativo, rechazo del neoliberalismo y nuevas estrategias en materia de sexualidad y natalidad.

Existen dos núcleos fuertes dentro de la política nacional y departamental que apoyan la gestión de Almeda: Kolina y La Vanguardia Peronista. La primera fue lanzada en 2010 por el presidente Kirchner, su principal referente es Alicia Kirchner, hermana del ex primer mandatario y la segunda, agrupa a históricos del Justicialismo cafayateño con injerencia en las políticas públicas.

Mientras Almeda estudiaba para lograr su profesorado en Ciencias de la Educación, la Juventud Peronista se agrandaba cada vez más en la Universidad Nacional de Salta. Fue entonces cuando, el ahora intendente cafayateño, decidió involucrarse en política, más allá de no contar con una afiliación ni signo marcado.

Entre 1970 y 1980 comienza un fenómeno denominado liberalismo tecnocrático o neoliberalismo. Si bien los orígenes de ésta política económica son cercanos a la década del ´30, los kirchneristas como Almeda se oponen férreamente a la reducción del gasto público y a la falta de intervención del Estado, sobre el sector privado.

Con respecto a las políticas de natalidad y sexualidad, Fernando Almeda se manifestó en contra del aborto, aunque considero necesaria la enseñanza sobre temas relacionados con lo que actualmente se denomina: Educación Sexual Integral. Además, durante su mandato se retiró de las Escuelas la formación en Catequesis de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Prueba de fuego

El rompimiento con el Partido Renovador de Salta, fue la muestra que Fernando Almeda tuvo hacia el frente que lidera el kirchnerismo. Si bien desde el PRS, lo advirtieron como un renegado, el intendente de Cafayate cruzó al vice Zottos y admitió que su decisión se basaba en un proyecto colectivo que debía pensarse federalmente. Tiempo después ambos olvidaros sus diferencias.

Almeda priorizó en todos los casos al denominado “proyecto nacional y popular”, incluso por encima de los designios del ejecutivo de la Provincia de Salta, a pesar de que los roces entre el intendente y el gobernador jamás existieron, su posición fue firme: primero el modelo de Néstor Kirchner y Cristina Fernández y luego el resto.

De la Redacción de Diario Cafayate