República Julio 12, 2015

Finalizó el raid Francisco

Ecuador, Bolivia y Paraguay fueron los países que el Papa Francisco I visitó en América. En los tres realizó multitudinarias misas que superaron el millón de asistentes. Entre fieles, prensa y protocolos, la máxima autoridad del Vaticano se explayó para acercar el mensaje de Cristo.

En su primera escala por la región, Francisco visitó Quito, la Capital de Ecuador, y allí le pidió al presidente, Rafael Correa, fomentar el diálogo para valorar las diferencias, en lo que consideró un país polarizado por la tensión política.

Ante el ensordecedor bullicio de los fieles, original y descontracturado, el Papa rompió con su descanso en la Nunciatura para bendecir a los peregrinos que reclamaban su presencia en la puerta del establecimiento y hasta bromeó con ellos para que dejen dormir a los vecinos.

En la Ciudad de Guayaquil y ante la presencia de más de 650 mil fieles, Francisco pidió ayuda para las familias mientras una multitud exhausta por temperaturas hasta 32 grados y largas vigilias, escuchó la liturgia durante más de dos horas en el parque Los Samanes.

Finalmente, antes de retirarse de Ecuador, Francisco brindó una misa para 800 mil personas. Allí le indicó a los fieles que la misión de los cristianos es evangelizar. Luego partió hacia Bolivia, su segunda escala en la gira sudamericana.

Los ciudadanos bolivianos y su presidente, Evo Morales, se vistieron de religión para recibir a Francisco. Ante su arribo, el Papa enarboló un mensaje de diálogo y paz que se vio interrumpido por cientos de miles de aplausos, como un completo síntoma de aprobación, gratitud y respeto. Luego, asistió al II Encuentro Mundial de Movimientos Populares.

Los ejes de su prédica se basaron en pobreza y misericordia. El país “está dando pasos importantes para incluir a amplios sectores”, dijo Francisco; también habló de la necesidad de que los medios, las ONG y los intelectuales se desarrollen en un ámbito libre. En todo momento apoyó al presidente Evo Morales.

Francisco pidió perdón por los crímenes contra los pueblos originarios durante la conquista de América, durante el II Encuentro de Movimientos Populares organizado por el Vaticano y el gobierno de Evo Morales. El Sumo Pontífice fue duro con la Iglesia y alentó a los pueblos a cambiar el mundo. Tras su paso por la cárcel más violenta de Bolivia, partió a Paraguay.

Tras su arribo a tierra guaraní, el Papa pidió que en Paraguay se consolide la democracia. Se reunió con el Presidente Horacio Cartes y sugirió reforzar las estructuras institucionales. Desde allí, saludo a la Presidente, Cristina Fernández de Kirchner, quién se sumó para asistir a la multitudinaria misa que pondría fin a su gira sudamericana.

Otro de los mensajes que clamó en Paraguay fue para luchar contra la corrupción e impunidad. Ante un más de un millón de personas, Francisco les dijo a los jóvenes: “Sigan haciendo lío, pero también ayuden a ordenar el lío que hacen”. La gira por américa del sur fue uno de los mensajes más grandes desde su asunción como jefe de la Iglesia.

De la Redacción de Diario Cafayate