Sociedad Enero 19, 2017

Psicosis por Marihuana

fumar marihuana canabis produce psicosis

Una importante comunidad médica de psiquiatras está convencida del vínculo existente entre la marihuana y la esquizofrenia; la forma más grave de psicosis. Es poco frecuente sufrir esa enfermedad mental grave durante un tiempo prolongado. Una de cada cien personas la experimentan en algún momento de su vida.

Muchas de las personas que sufren esquizofrenia han tenido problemas a los largo de su vida. Puede que hayan tenido dificultades de desarrollo o que de niños hayan realizado alguna visita al psiquiatra infantil; que no se hayan llevado bien con los demás chicos de su escuela  y que después de todo esto se haya ido degenerando, poco a poco, en esquizofrenia.

La comunidad de psiquiatras argentinos, especializados en adicciones, llevan más de veinte años tratando pacientes en las principales capitales del país y aseguran que a finales de los años ´90 empezaron a cambiar sus pacientes tipo. En la actualidad se observan pacientes con psicosis que habían sido muy normales de niños.

Esos niños que habían tenido mucho éxito en la escuela, que habían obtenido buenas calificaciones, que habían sido sociables, que habían sido deportistas de élite; niños de los que cualquier padre estaría orgulloso y de los que no se sospecharía que tuvieran ningún problema, luego desarrollaban una psicosis.

La única cosa que tienen estos pacientes en común es la marihuana. Los investigadores argentinos han seguido a miles de jóvenes durante su crecimiento. Su trabajo sugiere que la posibilidad de experimentar los síntomas de psicosis aumenta cuando se ha sido un consumidor habitual de marihuana durante la adolescencia.

Se ha comprobado que los fumadores de marihuana tienen una entre diez posibilidades de desarrollar síntomas de psicosis a los veinticinco años y que cuanto antes se haya empezado y más se haya fumado, más alto es el riesgo de enfermedad. Uno de los efectos que disfrutan los fumadores es muy similar a las pautas de pensamiento de pacientes con psicosis.

La experiencia de intoxicación puede incluir algún tipo de síntoma psicótico y de hecho hay personas que llegan a disfrutar con eso. Ofrece algo a lo que el consumidor se siente unido y es una sensación de pensar y colocarse a cierta distancia desde donde poder observar con aparente claridad una construcción de la realidad.

Hay personas que han descripto cómo disfrutaban de síntomas completamente psicóticos, como “oler colores” o “ver sonidos”. La marihuana simula la conexión de partes de la mente que normalmente no se conectarían. El síntoma de la psicosis es la mala interpretación de la realidad; la pérdida de contacto con las circunstancias.

En Argentina existen especialistas dedicados que estudian el sistema canabinoide. La marihuana afecta a un área grande del cerebro porque los receptores canabinoides, sobre los que actúa la marihuana, se encuentran a lo largo de todo el cortex. Entonces, la marihuana provoca un profundo efecto sobre el cerebro que afecta a casi todas sus funciones.

La marihuana afecta el aprendizaje, la memoria, regulación del dolor, función motora y control de las emociones, porque los receptores canabinoides abundan en el cerebro; modifica el circuito central de la zona de gratificaciones que se encuentran en un área específica del cerebro y el sistema de la dopamina, quizás el vínculo entre la marihuana y la psicosis.

Si se encuentran cambios duraderos en esas áreas, eso sugiere que la marihuana ha modificado el sistema de la dopamina y que la persona en cuestión estará más sensibilizada la próxima vez que se encuentre con una droga como esta. De hecho, las anfetaminas, la heroína y el alcohol pueden hacer lo mismo en la neuroquímica del cerebro.

“La planta de marihuana tiene aproximadamente sesenta alcaloides. Entre esos se encuentra el THC (Tetra Hidro Cnabinol). Es cierto que tiene propiedades terapéuticas que se utilizan para algunas patologías. Pero fumar marihuana no es una opción, porque inhalas canabinol y sesenta alcaloides más, entre los que se encuentra el THC que es sumamente dañino” explicó Eleonora Marzorati, médica psiquiatra, especialista en adicciones.

“El consumo del THC y otros alcaloides trae serias alteraciones, sobre todo súper psicotizantes. De hecho, en la actualidad se realizan manipulaciones transgénicas de las semillas de marihuana, en las que se reduce la concentración de canabinol en detrimento de un aumento del THC y por eso existen más casos de psicosis por el consumo de esa sustancia. Por eso, el auto cultivo es sumamente peligroso, sobre todo para los adolescentes”, concluyó.

De la Redacción de Diario Cafayate