Sociedad Octubre 27, 2018

Fundación de Cafayate

Cafayate

Doña Josefa Antonia Frías de Aramburu – Viuda de Don Ignacio Aramburu, Alcalde de Salta en 1768, terrateniente de los Valles Calchaquíes, descendiente de conquistadores y pacificadores, desde su hacienda de San Carlos en donde residía, el 12 de noviembre de 1826 mandó extender una escritura de donación a la Virgen del Rosario del terreno necesario de su propiedad de Cafayate situada entre Santa María y San Carlos para la fundación de un Pueblo, con su Iglesia y casa para sus curas.

Esta donación, que fue aceptada por el Gobernador de la Provincia, demoró su demarcación por dificultades surgidas sobre el terreno ocupado por bosques, cercos y algunas viviendas diseminadas.

En 1840, Don Manuel Fernando de Aramburu, Coronel del Ejército Real en su carácter de Patrono de esa Capellanía, en cumplimiento de la voluntad de su ya difunta madre, se dirigió desde Salta, donde residía, a su primo Don Rosendo Frías, encomendándole la demarcación del Pueblo, por cuya actividad quedó finalizada.

Según el mapa de Demarcación presentado, el pueblo comprende nueve manzanas de ciento cincuenta varas, fuera de doce varas de claro para las calles que iniciaron su delineamiento, destinándose la manzana central para Plaza y la de Occidente para Iglesia y Casa Parroquial.

La sub división de las manzanas en espacios lotes, dio forma a una cómoda y amplia construcción. El pueblo de Cafayate tuvo considerable crecimiento con la radicación de familias descendientes de pobladores españoles y de naturales de las tribus comarcanas.

Aumentando su importancia produjo el desplazamiento del antiguo pueblo de San Carlos, separándose de éste para ser Capital del Departamento de Cafayate en 1863, el más importante de los Valles Calchaquíes por su poderosa industria vitivinícola, al variedad de sus productos, la abundancia de agua, la exquisitez de sus frutos y el esplendor de sus panoramas.

La primitiva Iglesia levantada por los padres Franciscanos de Salta en la Misión del Rosario del Calchaquí, se han transformado en un hermoso templo de cinco naves donde se venera la preciosa Imagen de la Virgen del Rosario sentada en su sitial de Señora y Patrona de su magnífico feudo.