Política Abril 4, 2016

Gremios de Cafayate celebraron dos asambleas

Cafayate paro empleados municipales

Varios servicios de la repartición pública de Cafayate se vieron interrumpidos tras la concreción de asambleas por parte de los gremios que nuclean a los empleados municipales. La primera fue organizada el viernes y la segunda el lunes.

Desde los sindicatos reclaman la entrega de indumentaria de trabajo que fue acordada en enero, tras la última negociación con el intendente de Cafayate, luego de un reclamo que duró cuarentaiocho horas.

Las asambleas de los estatales cafayateños, amparadas en el derecho de los trabajadores, suelen organizarse entre las ocho y las diez de la mañana, y tienen como objetivo aprobar la moción colectiva para que los delegados entablen las negociaciones con el Ejecutivo municipal.

En la mayoría de los casos las tareas ordinarias tales como recolección de residuos, barrido y limpieza y mantenimiento general, se ven interrumpidas, lo que torna que las asambleas tengan un efecto similar a las de un paro de actividades.

Desde el comienzo de la gestión del intendente, la relación con Cristian Aviar, máximo referente de la ATE (Asociación Trabajadores del Estado), ha sido compleja. En términos políticos, el gremialista llegó a integrar una lista de candidatos a concejal en oposición al ejecutivo.

Todos los reclamos de Cristina Aviar han sido atendidos, aunque su denuncia se debe, en la mayoría de los casos, a la demora en el cumplimiento de los plazos pactados durante las negociaciones y la falta de comunicación entre los empleados del estado y el gobierno.

Aviar, quién ha logrado beneficios para los empleados nucleados en ATE, suele anticipar que los reclamos son justos y que los tiempos para cumplir los plazos siempre están sujetos al recrudecimiento de las medidas de fuerza.

El gremialista se ha mostrado recurrente con base en denuncias públicas, que no alcanzan al aparato del Poder Judicial, ante supuestos actos intimidatorios hacia los empleados públicos, señalando una presunta responsabilidad por parte de los organismos de gobierno.

La negociación de enero

Durante el primer mes de 2016, el ejecutivo municipal de Cafayate y los gremios afectados a la repartición pública acordaron la incorporación del 30 por ciento al salario del básico total y los montos sobre el aumento de las horas extra.

El acuerdo incluyó la re categorización de los empleados cada doce meses, y la provisión de ropa de trabajo cada seis. Exclusivamente en el caso de los recolectores, el repuesto de indumentaria se adjudicaría de forma trimestral.

Pero el logro más importante que logró la gestión del actual intendente municipal, fue que toda la planta de empleados pertenecientes a la repartición pública, se desempeñara laboralmente dentro del circuito formal.

De la Redacción de Diario Cafayate