Editorial Noviembre 2, 2014

Haga clic y gane una fortuna

hombres y mujeres juntos

El mundo es de los audaces y si usted está leyendo esto, pues ganó.  Se premia su sabiduría e inteligencia. A partir de este momento puede volverse un afortunado. “No hay cosa que haga más daño a una nación como el que la gente astuta pase por inteligente”. Y “La Biblia enseña a amar a nuestros enemigos como si fueran nuestros amigos, posiblemente porque son los mismos”.

La estrategia política que desplegó el actual gobierno nacional en la última década, sumó actores al carrusel de la fábrica de enemigos para Cristina Fernández de Kirchner, a cargo de la militancia, los asesores internos, externos, el séquito y los incondicionales, que frecuentemente logran embocar un nuevo responsable del desastre socio económico que enfrenta la Argentina

Enemigo Público Número 1: Sindicatos y otros gremios, como en todos los casos, se han convertido para el gobierno y sus fanáticos en una manada de asalariados inconformes que solo toman su plan de lucha para desestabilizar y corromper el bienestar de los ciudadanos mediante cortes de autopistas caos en el tránsito. Jamás son vistos, por los K como trabajadores despedidos, víctimas de una crisis que pone en riesgo su estabilidad económica y la de sus familias.

Enemigo Público Número 2: Industriales e importadores, empresarios que no pueden continuar con la cadena productiva por falta de insumos que no se fabrican en el país son acusados de tener actitudes antipatrióticas ya que parte de sus inversiones se destinan al mercado extranjero. El gobierno K no contempla si quiera que el 80 por ciento de las autopartes para la fabricación de vehículos provienen de Estados Unidos y Brasil.

Enemigo Público Número 3: El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) es para el gobierno el clan de nenitos malos que prestan dinero con intereses y luego pretenden cobrarlo. Además los que exigen como atrevidos foráneos un diseño real de los datos del INDEC. Sin embargo, a partir de las advertencias del FMI, el gobierno reconoció la pobreza, aunque fue tarde para remediar la fuga de inversionistas extranjeros: posibles generadores de empleo local.

Enemigo Público Número 4: El Campo; para los K, una manga de piqueteros de la abundancia con cacerolas de teflón, camionetas 4×4 y ropa poco percudida. Sin embargo, son el sostén directo de las asignaciones universales por hijo a partir del pago del 35 por ciento de las retenciones a las exportaciones y otros impuestos y el principal generador de divisas extranjeras. Además las relaciones con China, solo fueron posibles a partir de la labor del agro argentino.

Enemigo Público Número 5: Los consumidores de combustibles, que se quejan del aumento de las naftas que se pagan a  precio por litro de un dólar blue: A$R 12,89, aunque el gobierno les contesta que el valor de los combustibles es el más bajo del mundo. Sin embargo omiten la explicación que esa regla se aplicaría fielmente si los argentinos ganaran su salario en dólares.

Enemigo Público Número 6: Los gobernadores de las Provincias argentinas, que por razones incidentales, han decidido, no ser kirchneristas, incluso antes de la creación del kirchnerismo, son para el gobierno unos sin vergüenza que tienen el tupe de exigir un mayor porcentaje de coparticipación. Amén de la inequidad, las provincias producen y La Casa Rosada recauda, parte y reparte y se queda con la mejor parte.

Enemigo Público Número 7: Los Fondos Buitre, principalmente aquellos que quedaron fueran del canje. Compraron un bono a 1 U$S y hoy pretenden cobrarlo u$S 1700. Son, para el gobierno, la basura que financió la recuperación a la crisis económica de 2001, y aunque se los acusa de vaciar las arcas del BCRA, ninguno de ellos cobró hasta ahora ni un solo dólar.

Enemigo Público Número 8: La Iglesia Católica Apostólica Romana, que pretende acometer con una religión que enseña diez mandamientos que son superiores a cualquier ley escrita por los hombres y que bastaría su aplicación para alcanzar la paz social. Además se oponen al aborto, aunque el gobierno K no ve que los únicos que pueden sancionar o no esa ley son su propios diputados y senadores ya que los cardenales no votan, más allá de Roma.

Enemigo Público Número 9: Los medios de comunicación que publican información acerca de una Presidente que está involucrada en 186 causas penales; a un vicepresidente procesado por delitos de enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, entre otros y un esquema económico que devaluó el peso argentino a un ritmo de 10 % por año. 1 U$S (2001) = 4 A$R. Y 1 U$S (2014) = 14,75 A$R.

Enemigo Público Número 10: Sujeto a modificaciones de leyes y decretos, de acontecimientos producto de la negligencia, inanición, corruptela, vagancia, ineptitud, de este gobierno nacional, que de acuerdo y conforme al proceder de los último diez años, cobrará una nueva víctima de enemistad para endilgarle toda responsabilidad ante cualquier hecho referido a la administración oficial de la República Argentina.

Del editor de Diario Cafayate – De la Redacción de diariocafayate.com