Sociedad Mayo 26, 2017

Conciencia sobre la Tiroides

semana internacional de la tiroides cafayate

La gerente sanitaria del hospital Nuestra Señora del Rosario, Roxana García Larsen, convoca a una clase de Enfermedades por Déficit de Yodo, destinada a la comunidad, en el hospital de Cafayate, el sábado 27, a las 8.30.

La misma será dictada por la médica endocrinóloga, Valeria Cerioni, como cierre de la Semana Internacional de la Tiroides., cuya meta será erradicar las enfermedades por déficit de yodo, para asegurar un adecuado desarrollo y coeficiente intelectual de los niños en crecimiento.

Enfermedad por Déficit de Iodo

El yodo es un nutriente esencial para las funciones del organismo humano. La deficiencia del mismo es reconocida actualmente como la principal causa de discapacidad humana que puede ser prevenida.

La enfermedad por deficiencia de yodo (IDD: iodine deficient disorder) es uno de los mayores problemas de salud en el mundo. Se estima que afecta a 1600 millones de personas, ya que un tercio de la población mundial vive en zonas deficitarias de yodo, especialmente en países en vías de desarrollo.

El trastorno se manifiesta con bocio, disminución del coeficiente intelectual de la población afectada, retraso de crecimiento, defectos congénitos y aumento de la mortalidad fetal e infantil.

La deficiencia de yodo puede ser de distinta magnitud, alterando la función tiroidea en forma evidente y en gran porcentaje de la población, o como en las formas más leves, pasando inadvertida en el examen clínico pero manteniendo el impacto negativo sobre el Sistema Nervioso central en formación.

El control efectivo de la IDD mediante suplementación de yodo ha constituido uno de los mayores desafíos para la salud pública. Esto habitualmente se lleva a cabo suplementando la sal común para consumo, siendo otra de las alternativas la yodación del pan, del agua o del aceite.

Todos los países del mundo, incluyendo los de América Latina, han asumido el compromiso de lograr la yodación universal de la sal para consumo humano y agropecuario, para lograr la erradicación de la deficiencia de yodo.

Las consecuencias de no tratar los trastornos tiroideos pueden ser graves, especialmente en el adulto mayor y en la embarazada, pero si se detecta precozmente y se inicia tratamiento, la mayoría de los pacientes se mantienen saludables y son capaces de llevar vidas normales.

Durante el periodo de gestación la glándula tiroidea aumenta la producción de hormonas en un 50 %, lo cual, puede ocasionar que la madre desarrolle algún tipo de alteración, ocasionando partos prematuros, pre eclampsia, malformaciones y abortos.

El consumo voluntario de sal yodada obliga a mantener programas de salud pública que garanticen la presencia efectiva de esta sal en el mercado, su correcta yodación y que promuevan su empleo entre la población.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) estos programas son un proceso continuo y cíclico, que además precisan de la implicación so sólo de los profesionales de la salud, sino de los funcionarios y de la industria salinera.

La República Argentina es una nación con deficiencia de yodo, que posee una ley nacional que obliga a yodar la sal desde 1967. Esa norma contribuyó a la corrección parcial de la situación.

Sin embargo, debido a la ausencia de planes a largo plazo de control para mantener esa corrección, existen aún evidencias de carencia en nuestro país, especialmente en zonas que por causas geográfico-culturales tienen acceso a la sal natural no yodada.

De la Redacción de Diario Cafayate