Sociedad Agosto 15, 2019

Entender el cerebro: inteligencia emocional

niñas en aeropuerto de Buenos Aires por Diario Cafayate

Como padres deseamos que nuestros hijos sean felices, que no sufran, que estudien, que se sientan seguros y tengan éxito. La UNESCO presentó un informe en el cual plantea las habilidades para un mundo cambiante y la importancia de que nuestros hijos desarrollen las siguientes competencias: saber trabajar en equipo de manera colaborativa y en contextos diversos, que sepan relacionarse bien con los demás, que puedan ponerse en el lugar del otro, que desarrollen un pensamiento crítico, que puedan gestionar y resolver conflictos, que sean creativos, innovadores y fundamentalmente que tengan la capacidad de gestionar sus emociones.

Todo esto pensando en la educación y desde el comienzo, o sea, en la familia. Así nos encontramos con algunas de las habilidades socioemocionales que, hoy por hoy, el mundo demanda.

Pero… ¿estamos preparados para dar respuesta a tales demandas? ¿Dónde aprendemos a educar para estimular el desarrollo de nuestros hijos y a prevenir problemas? ¿Dónde se aprende todo esto?

Creo que la inmensa mayoría de padres y madres educamos con enorme dedicación y generosidad, que vivimos en una época apasionante, pero también muy desconcertante, ya que los cambios son muy rápidos e intentamos adaptarnos, adelantarnos y adivinar un futuro lleno de incertidumbre, muy diferente al mundo en el cual crecimos nosotros.

Pero hay buenas noticias: la clave y una de las respuestas para lograr transitar y atravesar éste desafío es la EDUCACIÓN EMOCIONAL, proporcionando los recursos necesarios para enfrentar una vida llena de posibilidades y experiencias, pero también de presiones, angustias y situaciones críticas.

Nos despertamos con emociones, nos comunicamos, tomamos decisiones, nos relacionamos, generamos o resolvemos conflictos con emociones, sentimos placer, dolor, alegría, amor, enojo, estrés. Las emociones nos acompañan cada momento y condicionan nuestra salud emocional, mental y por supuesto física….por todo esto es tan importante aprender a gestionar nuestras emociones

El conocido psicólogo y escritor Daniel Goleman, que próximamente nos visitará en Argentina en el mes de septiembre, define a la inteligencia emocional como: “La capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones” y nos dice que “la familia es la primera escuela para el aprendizaje emocional”.

Hace unas décadas hablar de inteligencia era sobre todo hablar de las habilidades lingüísticas y matemáticas. A su vez en ese momento la ciencia nos decía que la inteligencia era el dominio de la razón sobre la emoción. Crecimos en un entorno que sobrevaloraba lo racional y la mente y nos enseñaron que a través de la lógica y la razón podemos solucionar todos los problemas. De ésta forma confundimos la parte racional con el todo, no dando un lugar a sentir nuestras emociones-

Actualmente las neurociencias, gracias a las nuevas tecnologías, hicieron posible estudiar el cerebro “in vivo” y así se produjeron grandes avances que permitieron comprender el funcionamiento del mismo como un sistema. Está comprobado que toda la información que ingresa a través de nuestros sentidos, entra al cerebro a través del sistema emocional y no del sistema racional.”

La inteligencia emocional es responsable del 80% del éxito que tenemos en la vida y es en un 99% aprendida.

Las emociones están siempre presentes y manejarlas adecuadamente marca una gran diferencia en nuestra calidad de vida y en la de nuestros hijos.

Isela Bertolucci – Licenciada en Psicología