Política Junio 2, 2017

El Caso Vivero Municipal

vivero municipal cafayate

Diario Cafayate logró una investigación rigurosa, sobre el Proyecto de Apoyo a la Profundización del Proceso de Integración Económica  y Desarrollo Sostenible del Mercosur, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura y Unión Europea, que especifica todos los procedimientos y comprueba las acciones sobre los mismos.

Si bien la investigación se centró en el destino de los fondos destinados a la construcción de un vivero municipal, entre otras obras, el presupuesto de € 230.899,41 fue consignado a un proyecto que abarca ocho actividades diferentes y otras gestiones en Provincia de Tucumán y Salta.

El Vivero municipal de especies nativas demandó un costo en infraestructura de € 21.778,60, equipamiento de € 10.931,75, instrumentos de medición de € 114,69 e insumos por € 4.255,87. El costo final de la obra fue de € 37.080,91.

El “Caso Vivero Municipal” es una investigación que inició el concejal del bloque radical, Rodrigo Chocobar, en la que detalla la falta de un depósito de dinero por € 230.000 y obras inconclusas en un 75 %. Ver (Giro en la investigación sobre el vivero municipal).

La construcción de una obra de las características que se describen, sobre una superficie similar aproximada, tiene un costo de mercado superior a los U$S 350.000. Es decir, € 312.000,25. Una cifra casi diez veces mayor a la utilizada, teniendo en cuenta que no se calcula el valor de la propiedad inmueble.

La apertura de una investigación paralela permitió acceder a tres regencias que aportaron testimonios: Secretaría de Hacienda, Dirección de Medio Ambiente y Producción Sustentable y, Cooperativa 23 de Mayo, que lograron establecer el costo real del vivero municipal.

Desde la Secretaría de Hacienda, cuya titular es la contadora Miriam del Valle Carrasco, afirmaron que la Municipalidad de Cafayate no recibió fondos de ninguna entidad, ya que la ejecución de la obra en cuestión no fue competencia del estado municipal.

Carrasco informó que se llevaron a cabo reuniones con el IICA (Instituto Interamericano para la Cooperación para la Agricultura) para desarrollar un proyecto que contemplaba la construcción de un vivero, entrega de cocinas solares y la forestación de Cafayate.

Explicó que, sí existió un giro de dinero, el mismo se depositó en la cuenta de la Cooperativa 23 de Mayo, encargada de las obras del proyecto, cuyo representante es Adrián Torres. Agregó que nunca tuvo acceso a los movimientos de esa asociación.

Adrián Torres comentó, off the record, que no podía responder a ninguna pregunta que quedara registrada en el momento en que fue consultado, pero reconoció que no tuvo vinculación alguna con la obra, más que su designación en calidad de veedor.

En ese sentido, Torres declaró que fue encargado para peritar el resultado del avance de obra del vivero municipal y que no conoce a la empresa o cooperativa destinada a ejecutar la construcción, ni a las personas que allí trabajaron.

Se intentó coordinar una entrevista formal, que no fue debidamente acordada, y veinticuatro horas después, cuando se probó una reunión con Adrián Torres, la misma fue imposible porque el titular de la Cooperativa viajó a la Ciudad de Salta.

Sin embargo, el representante de la Cooperativa 23 de Mayo afirmó que la construcción del vivero, que se encuentra en Centro Tecnológico de la Escuela Agro técnica 3155 de Cafayate, está finalizada, según la contemplación del proyecto inicial.

La función específica de Adrián Torres fue brindar asesoramiento para la selección de personal apto para llevar a cabo las tareas encomendadas, contempladas en el proyecto del IICA, para que una vez finalizadas quedaran a cargo de la Escuela Agro Técnica.

Por último, Torres aseguró que cumplió solamente con lo que estaba establecido y dio a entender que las acusaciones cargan con un trasfondo político en relación a la cercanía de las elecciones legislativas de medio término.

Durante la ejecución del proyecto, el ex director de Medio Ambiente y Producción Sustentable de la Municipalidad de Cafayate, Santiago Haro Galli, dijo que las características del vivero tenían por objeto generar educación medioambiental.

También, que se ubicó en la Escuela Agro Técnica como un proyecto que pretendió su desarrollo desde hace quince o veinte años y que finalmente se concretó para brindarse a la comunidad, sin fines de lucro y con fines sociales y ambientales.

Por su parte, el Coordinador General de la Escuela Agro Técnica, Marcelo Cajaravilla, explicó que el problema que tiene Cafayate y el Valle Calchaquí es la creciente desertificación producto de la tala y los fuegos y que el objetivo es reforestar todos los árboles autóctonos.

Agregó que, si bien los alumnos no podían cubrir las necesidades de las localidades del Valle, la propuesta de establecer un vivero, por parte de la Municipalidad, permitiría producir dos mil o tres mil especies de árboles autóctonos por año.

Actualmente los alumnos de la Escuela Agro Técnica 3155 de Cafayate realizan injertos y cuidan los florales, frutales y arbustos, en el Centro Tecnológico, donde funciona el vivero municipal, como parte del proyecto.

De la Redacción de Diario Cafayate