Sociedad Enero 1, 2015

Súper inspectora Escalante

clausuran locales en Cafayate por violar el codigo

Tras la última clausura en un local nocturno de Cafayate, los comerciantes reaccionaron contra la Directora de Bromatología y Comercio, Irene Escalante, y buscan reunir firmar para intentar destituirla de su cargo.

A pesar que Escalante actúa bajo las ordenanzas que la Carta Orgánica de Cafayate estipula en sus artículos, los representantes comerciales denuncian acciones discrecionales. Además, durante la última inspección, un oficial de Gendarmería Nacional recriminó a la funcionaria su maltrato.

La Directora de Bromatología lleva adelante una política inflexible con respecto a tres temas fundamentales para el ordenamiento comercial: Seguridad e higiene, sonoridad y habilitación para la venta de mercaderías.

Escalante prepara un protocolo de actuación para intervenir rápidamente durante la temporada 2015 junto a sus inspectores, que procederán a la clausura, labrado de actas contravencionales y decomiso de mercadería en actividades que advierta la violación de los diferentes códigos.

Sin embargo, desde la Dirección de Bromatología informaron que las inspecciones serán específicas a la nómina de aquellos comerciantes que fueron notificados con anterioridad por incumplimiento de las leyes, decretos, normas y ordenanzas.

La tarea de la denominada “Súper Inspectora Escalante”, es ardua y muchas veces conlleva actos de repudio que terminan en agresiones directas hacia los funcionarios de Bromatología. Pero en el último episodio, varios comerciantes advirtieron sobre actitudes cargadas de prepotencia.

El Intendente Fernando Almeda, jamás ha objetado el habitual accionar de Escalante, por considerar que, si bien existen plazos para regularizar la situación de los comerciantes, muchos de ellos ni siquiera comienzan los trámites para alcanzar tal objetivo a pesar de haber sido advertidos.

Generalmente, los organismos recaudadores que pertenecen a los cuerpos de acción gubernamental, son los más controversiales en el trato directo con los actores sociales. Las deficiencias en otros sectores son el primer argumento de reclamo de quienes son inspeccionados.