Cultura Enero 25, 2017

De Buenos Aires a Salta

Joaquin gianuzzi poesia de buenos aires a cafayate

El poeta y periodista argentino que comenzó en Buenos Aires y finalizó en Salta, Joaquín Gianuzzi, ejerció a través de su obra una enorme influencia en los poetas de las generaciones posteriores. Su dedicación a la prensa fue marcada tras abandonar la carrera de ingeniería.

Gianuzzi se desempeñó en la sección policiales y en críticas literarias en los diarios Clarín, Crítica, Crónica y La Nación. En 1958 publicó “Nuestros días mortales”, una copilación de textos asociados a un poeta con pleno domino del lenguaje.Esa presentación le valió el premio de la Sociadad Argentina de Escritores.

El escritor comenzó a colaborar con la revista Sur, en 1962, que dirigía la escritora, intelectual, ensayista, traductora, editora y mecenas argentina, Victoria Ocampo. Entonces, publicó “Contemporáneo del mundo”, apropiada reflexión del hombre y el mundo.

El paso por revista Sur impulsó a Joaquín Gianuzzi a presentar “Las condiciones de la época”, de 1967 y “Señales de una causa personal”, de 1977, “Principios de incertidumbre”, de 1980, “Violín obligado”, de 1984, “Cabeza final”, de 1991 y “Apuestas en lo Oscuro”, de 2000.

“¿Hay alguien ahí?”, de 2003, fue su ultimo libro publicado en vida. Luego, “Un arte callado”, de 2008, el póstumo, que reunió una copilación de poemas inéditos y artículos periodísticos de distintas épocas, también en formato libro.

El poeta, editor y traductor, Mario Sampaolesi explicó que “abrirse a la obra de Joaquín Gianuzzi es, de alguna forma, exponerse a la constatación de que la poesía puede convertirse en una experiencia concreta”.

Sampaolesi agregó que “todo en la poesía de Gianuzzi, impulsa hacia el mundo real; un mundo sólido, compacto, por momentos opresivo; un mundo donde el sentimiento dramático de la vida adquiere consistencia”.

Joaquín Gianuzzi recibió numerosos reconocimientos. Ganó los premios Municipal y Nacional de Poesía y el Konex – Diploma al Mérito 1984, 1994, 2004. Su trabajo valió para la publiacción de dos estudios consagrados de poesía, de prestigiosos escritores.

Poética (Señales de una causa personal, 1977)

La poesía no nace.
Está allí, al alcance
de toda boca
para ser doblada, repetida, citada
total y textualmente.

Usted, al despertarse esta mañana,
vio cosas, aquí y allá,
objetos, por ejemplo.

Sobre su mesa de luz
digamos que vio una lámpara,
una radio portátil, una taza azul.

Vio cada cosa solitaria
y vio su conjunto.
Todo eso ya tenía nombre.

Lo hubiera escrito así.
¿Necesitaba otro lenguaje,
otra mano, otro par de ojos, otra flauta?

No agregue. No distorsione.
No cambie
la música de lugar.
Poesía
es lo que se está viendo.

De la Redacción de Diario Cafayate