República Agosto 17, 2017

José de San Martín

jose de san martin

El General José de San Martín nació en Yapeyú el 25 de febrero de 1778, en Corrientes, provincia de las antiguas misiones jesuíticas. Fue trasladado con sus padres a Buenos Aires donde inició su ciclo primario y luego al Seminario de Nobles de Madrid, en España.

En 1789 ingresó al Regimiento de Murcia, donde participó de varias campañas que le valieron el grado de Capitán. Posterior a la Revolución de mayo de 1810 se trasladó a Londres, en Inglaterra, donde entró en contacto con logias americanas, fundadas por Francisco de Miranda.

Se embarcó hacia Buenos Aires en 1912 con Carlos de Alvear, José Zapiola y otros colegas militares a defender la causa americana. En Buenos Aires, el gobierno argentino le confirió el grado de Teniente Coronel y le encomendó el trabajo de formación de un cuerpo de caballería al que llamó Granaderos a Caballo.

Con esa fuerza militar tuvo su prueba de fuego en la batalla de San Lorenzo, el 3 de febrero. Esta intervención fue debido a que flotas españolas surcaban el río Paraná para proveerse en sus costas de víveres, que los realistas llevaban a Montevideo.

José de San Martín reemplazó al General Manuel Belgrano, en 1814, después de las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma. Entonces, se instaló en Tucumán y organizó un regimiento altamente disciplinado, cuyos ejercicios tácticos realizaba en un ambiente amurallado.

Nombrado Gobernador Intendente de Cuyo, en 1814, organizó el ejército para atravesar Los Andes.

El paso de Los Andes se realizó en 1817, en el que venció a los realistas en las batallas de Chacabuco y Maipú, y entró triunfante en Santiago de Chile donde entregó el poder al General O´Higgins.

El gobierno de Buenos Aires le negó su ayuda para la campaña del Perú, en 1819.

En 1820, zarpó de Valparaíso y desembarcó en la costa ocho peruana, desde donde marchó hacia Lima. En julio de 1821 ocupó la plaza, proclamó la independencia y se erigió en “Protector del Perú”.

Simón Bolívar, entonces vencedor de la parte septentrional de América del Sur, acompañó al cuerpo de Granaderos a Caballo en la Batalla de Pichincha, donde compartió su maestría militar junto a San Martín.

Esta adhesión militar en bien de la independencia americana hizo que San Martín brindara a estar participación de Simón Bolívar.

En 1822, San Martín se entrevistó con Simón Bolívar en Guayaquil, pero la disparidad de criterios sobre el futuro político de América, y de su propio país, condicionó la retirada de San Martín.

En 1824, se trasladó con su hija Mercedes a Europa. Tres años después regresó al país, pero desilusionado por el triunfo del federalismo, volvió a Europa, donde se instaló en Francia, lugar en el que murió el 17 de agosto de 1850.

Dice Ricardo Rojas en su libro “El Santo de la Espada”: “Hay en San Martín una gloria mayor de haberse medido con la montaña y con el mar, o que le da haber vencido, con soldados que él sacó de la nada, a las armas españolas que habían vencido a Napoleón, destrozando así el imperio secular de los reyes en el Nuevo Mundo.

Esa otra gloria más grande es la virtud, excepcional de un guerrero, de haber sabido vencerse a sí mismo y haber renunciado a los ascensos, los honores y los premios del triunfo en todos los lugares en que venció.

Haber domado de tal modo su carne que no tuvo la fricción del mando, ni del dinero, la lujuria como la tuvieron tantos vencedores militares, haber sabido sobreponerse a la adversidad cuando se eclipsó su estrella, coronando su vida en el desentierro, en la soledad y en la pobreza, con el caritativo silencio de los más puros maestros espirituales”.

Discurso de San Martín antes del cruce de Los Andes

De la Redacción de Diario Cafayate