fbpx

Empleados de San Carlos faltaron a declarar en el juicio contra el intendente Vargas

Héctor Vargas y Gustavo Sáenz

El intendente de San Carlos, Héctor «Rulo» Vargas, habría planeado una estrategia con el fin de evitar que sus empleados municipales declaren en el juicio por el que se le imputan 19 cargos en su contra. Fueron citados, dos funcionarios, dos empleados y el secretario de gobierno; la única que atestiguó fue una trabajadora.

Los municipales, se excusaron de asistir a la audiencia testimonial, a la que habían sido citados por la Comisión Investigadora, argumentado que el aumento de casos de coronavirus (en una localidad vecina) le generaron un temor fundado al contagio.

Sin embargo, los empleados desempeñan sus tareas en espacios más pequeños a los del recinto del Concejo Deliberante de San Carlos (adónde fueron citados) y a su vez son considerados trabajadores exceptuados. Es decir, que sus actividades o servicios son reconocidas como esenciales.

A raíz de que los municipales intentaron eludir sus obligaciones, la comisión del concejo de San Carlos anticipó que les tomará declaración en sus lugares de trabajo.


Los funcionarios y empleados municipales son responsables por los daños que causen al municipio por incumplimiento o cumplimiento irregular de sus funciones, según el artículo 13 de la Ley 8.126 de Municipalidades


Los trabajadores y trabajadoras de la administración sirven exclusivamente a los intereses de sus vecinos y no a los del intendente, y actúan subordinados a la Constitución de la Provincia de Salta, y a las leyes que reglamentan su ejercicio, según el artículo 12 de la Ley de Municipalidades.

Los municipales de San Carlos fueron citados a declarar en un juicio político que atiende asuntos que protege los intereses del pueblo, ante un «presunto» caso de mal desempeño de su intendente.

La fecha de audiencia para prestar declaración, por las 19 acusaciones que pesan sobre el intendente, había sido fijada para hoy (25/11/2020), pero los municipales se excusaron.

La opinión pública, señaló que los turistas están acreditados para circular por toda la provincia y permanecer en hoteles y restaurantes, pero que los empleados y funcionarios evitan asistir a las oficinas del Concejo Deliberante, por presión del intendente.

Diario Cafayate