fbpx

La clave de los candidatos de 2021: ceder y negociar

líderes políticos Cafayate

Cafayate, política 2021

Los candidatos y dirigentes para las elecciones de 2021, aun logran acordar, ceder y negociar, y su supuesto liderazgo comienza a titubear. Oír a los neófitos decir que la política en el Valle Calchaquí está para cualquiera, advierte que el fracaso podría ser total.

Cuando los vallistos votaron en las elecciones pasadas, le requirieron a los políticos encontrar poder para controlar la educación, el empleo, la salud y su seguridad.

Sin embargo, los asuntos políticos más importantes fueron el despido de los doce funcionarios de la municipalidad de Cafayate, y el juicio político al intendente de San Carlos.

Pero como lo prioritario es ganar las elecciones, y para ello es necesario establecer acuerdos y colaboraciones entre candidatos, no lo lograrán solo los que tengan la idoneidad imprescindible para desempeñarse en un cargo.


Es necesario que los candidatos se formen en auténtico liderazgo, ya que el simple hecho de querer ser no los convierte en tales


Los auténticos lideres políticos son capaces de separar sus deseos e intereses de los del mundo objetivo y de ser elegidos por la sociedad para beneficiar la economía.

Cuando los líderes políticos (auténticos o falsos) son elegidos, adquieren la autoridad legítima para administrar, controlar y dirigir los recursos de la sociedad y la capacidad para competir por el poder.

Esa disputa de poder le impide a algunos políticos adquirir habilidades para mejorar el estatus de la función que desempeñan pero les permite conseguir su deseo de influir en la sociedad para modificar las acciones e ideas de esta.

La clave de los candidatos de 2021 es ceder y negociar, y el objetivo de los políticos es relacionar poder y liderazgo y ponerlo al servicio del crecimiento de la comunidad.


Varios candidatos y dirigentes inspiran enojo y temor, para la campaña electoral


Un problema potencial, es que el análisis de los candidatos y dirigentes, asegura que existe una conexión entre las conductas de control y manipulación y las posiciones de poder y liderazgo.

Más allá de una «evaluación psicológica», es positivo que los candidatos y dirigentes están acompañados por asesores expertos en comunicación y protocolo aunque no siempre a fin de evitar que la política sea un espectáculo o un negocio.

Al margen, el liderazgo auténtico es un desarrollo en el tiempo e implica una interacción con la sociedad y con una situación que permita que aparezca tal. Es decir, que es un suceso (especialmente importante) el que ocasiona la oportunidad para que el líder sea naturalmente elegido por su comunidad.

Por último, la clave del auténtico líder es la ética y el servicio y sus habilidades para insistir y desconvenir, porque hay liderazgo sí hay poder en quien es ejemplo de contradicción a la inmoralidad con una expresión clara para las decisiones difíciles y de aceptación de la diversidad y su agotamiento, como ser democrático.