Sociedad Octubre 8, 2014

La Fiesta en honor a la Virgen (parte I)

A la medianoche de hoy comenzó la vigilia para dar la bienvenida a la conmemoración oficial en honor a La Virgen Nuestra Señora del Rosario, La Sentadita. Durante la madrugada y hasta el mediodía, centenares de peregrinos arribaron a Cafayate desde distintos puntos de la Provincia para renovar su pacto de Fe.

El martes, luego del rezo del Rosario del Alba, se ofició la primera misa. Dos emisoras de Cafayate transmitieron en vivo. Radio Impacto alcanzó su programación especial a partir de las 07.00 hasta las 22.00 y FM La Sentadita emitió desde las 09.00, ambas con el objetivo de acercar información a las Instituciones que pudieran solicitar algún tipo de asistencia.

La Prelatura de Cafayate funcionó como un brazo armado de la Fe con mucho lío en la calle, cual mandato de Su Santidad, el Papa Francisco I. La Orden de las Monjas Agustinas, Acción Católica, El Grupo de Scouts, Carroceros y todo el molde que sostiene la Iglesia Católica Apostólica Romana unidas bajo el lema: “De tu mano, Virgen María anunciamos el Evangelio de la alegría”.

El Presbítero Roberto Aguirre, popularmente conocido como El Padre Beto, aprovechó la impactante cobertura de distintos medios de comunicación para dirigir la bendición y una importante reflexión: “Aprendamos a amar la vida; el fantasma del suicidio aparece en las peores situaciones y se presenta con los susurros del demonio”.

diario-cafayate-noticias-.com-peregrinos-rosario-virgen

Luego en un término más coloquial, Beto hizo referencia a los problemas y aclaró que todos tienen solución y que existe un lugar que siempre tiene las puertas abiertas para aquellos que no encuentran el mensaje de la vida. “Ese lugar es la Iglesia”. La fiesta tuvo una convocatoria superior que escapó a las estimaciones.

El grupo de jóvenes Abriendo Caminos, se encargó de recibir a cada uno de las agrupaciones de los distintos parajes y localidades. A medida que los peregrinos iban llegando se los conducía hasta el atrio de la Catedral para recibir la bienvenida del Presbítero Roberto Aguirre y el Monseñor José Demetrio Jiménez.

En seguida eran conducidos por los integrantes de la Orden de los Agustinos a los sanitarios, salones y comedores, para recibir higiene, revisión médica y un restaurante almuerzo. Además entre medio de aplausos, canticos y obsequios que la prelatura diseño especialmente para que todos pudieran guardar un rosario de recuerdo.

El juego de campanas de la Catedral Basílica de Cafayate iba cambiando con las horas, en relación a las distintas celebraciones y llamadas. Con las horas la ciudad se emocionaba y poco querían retornar a sus hogares o lugares de descanso. La Plaza se convirtió junto al Templo en un símbolo de Fe, de miles de católicos que compartían en Cristo por su madre la Virgen.

diario-cafayate-.com-noticias-rosario-virgen-beto-sentadita

Una de las constantes menciones tuvo que ver con el capítulo primero del evangelio de San Lucas acerca de Isabel, la prima de María y madre de Juan el Bautista. La importancia en destacar la entrega de ambas madres y subrayar el rol de las mujeres por poseer la condición y el rol de madres.

Zacarías era un sacerdote que estaba casado con Isabel. Siendo ya viejos, un día cuando estaba él en el Templo, se le apareció un ángel de pie a la derecha del altar. Al verlo se asustó, más el ángel le dijo: “No tengas miedo, Zacarías; pues vengo a decirte que tú verás al Mesías, y que tu mujer va a tener un hijo, que será su precursor, a quien pondrás por nombre Juan.

El ángel advirtió que su futuro hijo no beberá vino ni cosa que pueda embriagar y ya desde el vientre de su madre será lleno del Espíritu Santo, y convertirá a muchos para Dios”. Pero Zacarías respondió al ángel: “¿Cómo podré asegurarme que eso es verdad, pues mi mujer ya es vieja y yo también?”.

El ángel le dijo: “Yo soy Gabriel, que asisto al trono de Dios, de quien he sido enviado a traerte esta nueva. Mas por cuanto tú no has dado crédito a mis palabras, quedarás mudo y no volverás a hablar hasta que todo esto se cumpla”.

Seis meses después, el mismo ángel se apareció a la Santísima Virgen comunicándole que iba a ser Madre del Hijo de Dios, y también le dio la noticia del embarazo de su prima Isabel.

Llena de gozo corrió a ponerse a disposición de su prima para ayudarle en aquellos momentos. Y habiendo entrado en su casa la saludó. En aquel momento, el niño Juan saltó de alegría en el vientre de su madre, porque acababa de recibir la gracia del Espíritu Santo al contacto del Hijo de Dios que estaba en el vientre de la Virgen.

También Santa Isabel se sintió llena del Espíritu Santo y, con espíritu profético, exclamó: “Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. ¿De dónde me viene a mí tanta dicha de que la Madre de mi Señor venga a verme? Pues en ese instante que la voz de tu salutación llegó a mis oídos, la criatura que hay en mi vientre se puso a dar saltos de júbilo.

 ¡Oh, bienaventurada eres Tú que has creído! Porque sin falta se cumplirán todas las cosas que se te han dicho de parte del Señor”. Y permaneció la Virgen en casa de su prima aproximadamente tres meses; hasta que nació San Juan.

diario-cafayate-.com-noticas-demetrio-monseñor-llegada-peregrinos-virgen-rosario-sentadita

En la oración del Monseñor José Demetrio Jiménez las palabras fueron claras y anunciadoras. El Padre habló de modificar los paradigmas, fortalecer la unidad entre las personas y bendecir la tierra trabajando, invirtiendo y cediendo aquellos espacios para que todas las familias puedan sentirse parte dentro.

La Sentadita fue venerada con un Corazón y una Biblia decorada con pétalos de rosa, rojos y amarillos. Además el concepto abordó el respeto y la inclusión e igualdad para las mujeres como una obligación irrenunciable. El Padre Beto sobre el final de la ceremonia pidió silencio y admiración a la Virgen y propuso reflexionar ¿Qué pensará la Virgen de mí?

De la Redacción de diariocafayate.com