República Enero 6, 2015

La Iglesia en Tucumán se alegra por el futuro cardenal Villalba

El Papa Fracisco I nombró cardenal en roma al monseñor hector villalba de tucuman

El arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Horacio Zecca, compartió con la comunidad católica en la provincia la alegría por la creación como cardenal del arzobispo emérito, monseñor Luis Héctor Villalba. El domingo, al conocerse la noticia, muchos sacerdotes, religiosos y fieles celebraron el reconocimiento de la tarea pastoral del prelado.

“Se trata de un gesto de cariño y reconocimiento del Santo Padre, no sólo a monseñor Villalba, sino también a la Iglesia en Tucumán”, manifestó el actual arzobispo, quien destacó que monseñor Villalba “ha servido a la Iglesia con mucha generosidad en las diversas tareas pastorales que en su ya larga vida ministerial se le han confiado”.

“Nos alegramos con él y lo encomendamos a Dios para que, desde su lugar como miembro del colegio cardenalicio, pueda servir al Santo Padre con su consejo y en las tareas que el sucesor de Pedro le confíe”.

Mons. Luis Héctor Villalba

Nació en Buenos Aires el 11 de octubre de 1934; ordenado sacerdote el 24 de septiembre de 1960; elegido obispo titular de Ofena y auxiliar de Buenos Aires el 20 de octubre de 1984 por Juan Pablo II.

Fue ordenado obispo el 22 de diciembre de 1984 en la catedral de Buenos Aires por el cardenal Juan Carlos Aramburu, arzobispo de Buenos Aires (co-consagrantes: Mons.Arnaldo Clemente Canale, obispo auxiliar de Buenos Aires y Mons. Carmelo Juan Giaquinta, obispo auxiliar de Viedma); trasladado como obispo diocesano de San Martín el 16 de julio de 1991; tomó posesión de esa sede el 26 de octubre de 1991.

Promovido a la sede arzobispal de Tucumán el 8 de julio de 1999, tomó posesión e inició su ministerio pastoral como quinto arzobispo (octavo diocesano) de Tucumán el 17 de septiembre de 1999. Renunció por edad el 10 de junio de 2011. Su lema episcopal es «Apóstol de Jesucristo».

En la actualidad, monseñor Villalba reside en la capilla La Santa Cruz, perteneciente a la jurisdicción parroquial de la parroquia San Martín de Porres. Allí celebra misa y dedica un considerable tiempo a atender confesiones y ofrecer acompañamiento espiritual.

De la Redacción de Diario Cafayate