Sociedad Octubre 6, 2015

Señora del Rosario

Nuestra Señora del Rosario La Sentadita

La Virgen María es una sola aunque la demos diversos nombres. Aquí, en la Prelatura de Cafayate, sobre todo, la conocemos con el nombre de “Nuestra Señora del Rosario” y familiarmente con el nombre de “La Sentadita”.

La imagen suya, que se venera en la Catedral de Cafayate, tiene una historia hermosa que debemos conocer.

La Sentadita es:

Una imagen de la Virgen del Rosario de más de 250 años.

Los primeros misioneros que fundaron la “Doctrina del Rosario Calchaquí”, que luego daría origen al pueblo de Cafayate, trajeron del Alto Perú la cabeza y las manos de la imagen y un artesano local modeló el resto del cuerpo

Una Virgen peregrina y misionera.

Esta imagen fue modelada de forma sentada y colocada en una silla rústica para que pudiera ser trasladada con facilidad a todos los ranchitos del Valle Calchaquí de forma que pudiera visitar a todas las familias.

Una Virgen que fundó el pueblo de Cafayate.

Fue esta imagen de la Virgen, a la que Dña. Josefa Frías de Aramburu donó una serie de terrenos para que se la construyera una capilla y con los terrenos sobrantes pudiera mantenerse su culto. En estos terrenos surgió el actual pueblo de Cafayate.

Una Virgen que construyó la Catedral.

Con las numerosas limosnas y donativos que la Virgen del Rosario recaudó, Monseñor Julián Toscano, construyó el actual templo en el cual fue entronizada en el año 1895

Una Virgen, que es patrona del agro.

Esta Virgen es patrona de los campos y viñas, de los trabajadores agrícolas y de todos los que trabajan en la industria vitivinícola del Valle Calchaquí

Una Virgen que es Reina del Valle Calchaquí.

En 1950 fue coronada canónicamente esta imagen de la Virgen, constituyéndose en Reina de las personas que vivimos en esta tierra.

Una Virgen que es patrona de la Prelatura de Cafayate.

En 1969, el papa Pablo VI, al crear la Prelatura de Cafayate, la nombró patrona de la Prelatura, de sus gentes y tierras.

La Virgen del Rosario, “La Sentadita”. Es nuestra Madre y Patrona. Por tal nos la dio la Iglesia. Nuestro amor, veneración y agradecimiento hacia ella deben ser muy grandes… Ella es nuestra y nosotros somos suyos para siempre.

De la Redacción de Diario Cafayate – Clero Cafayate – Fr. Santiago Alcalde