fbpx

Las mujeres y los pedos

girl at bathroom

feminismo

Una mujer adulta debe tirarse más o menos 10 pedos por día. Sin embargo, el estereotipo femenino (que forma desigualdad y discriminación) somete a muchas a postergar este acto saludable.

Esa estereotipación, fue la que motivó a Ilan Brenman a escribir, «Las princesas también se tiran pedos», un libro de literatura infantil cuyo argumento desmitifica la aparente perfección que se le atribuye a las mujeres de los cuentos.

Para reafirmar tal razonamiento, una colaboradora de diariocafayate.com realizó una encuesta sobre las mujeres y los pedos, acerca de sí pueden tirárselos o no mientras están con los varones, y el resultado es angustiante.

8 de cada 10 mujeres evitan tirarse pedos delante de un varón y, peor aún, (ese 80 por ciento) puede pasarse hasta un fin de semana sin ir a cagar, únicamente, por vergüenza.

El libro de Brenman, respecto a las princesas y los pedos, emplea un cuento para luchar contra la violencia de género que daña la autoestima de las mujeres

Semejante desigualdad, evidencia que rigen normas culturales alrededor de las relaciones y que en torno a estas existe una tensión estresante, en lo que a escatología se refiere con respecto a las mujeres.

De la encuesta de diariocafayate.com, resultó también que el asunto de los pedos no se realiza de igual forma en el entorno amistoso, familiar, laboral o sexual, sino que el mayor conflicto es en el del «amor romántico».

Para visibilizar parte de la problemática, es útil también una película española que la comunica imprecisamente: «Requisitos para ser una persona normal»; un film de Leticia Dolera, cuyo desarrollo es en torno a la vida de una chica de 30 años que no tiene trabajo, la echan de la casa que alquila y su vida romántica es inexistente al tiempo que se encuentra distanciada de su familia.

A través de estos dos sencillos ejemplos, (el del libro y la película), es posible reflexionar sobre la desigualdad y la forma en que esta perjudica las relaciones con las demás y de cómo condiciona el comportamiento entre mujeres y varones.

María Toledo