Editorial Junio 6, 2015

Por qué los legisladores no llegan al Ejecutivo

Poder Ejecutivo República Argentina

Tras 32 años de gobiernos democráticos, en la República Argentina, el historial de legisladores que han logrado alcanzar un cargo ejecutivo es llamativamente menor a quienes lo han intentado. Existe una excepción en Presidencia de la Nación.

La conducta normal de los funcionarios públicos obedece a ocupar cargos ejecutivos y luego de estos, legislativos. Pero, en algunos casos se reciclan políticamente y en el afán de reconquistar el máximo poder, fracasan.

Hay sobrados ejemplos: En la última elección salteña, el senador nacional Juan Carlos Romero, aspiró al cargo de gobernador y no lo obtuvo, asimismo los diputados nacionales, Guillermo Durand Cornejo y Pablo López compitieron por la intendencia de Salta, con resultados adversos.

La lista se engrosa en todas las provincias y se contrasta con aquellos funcionarios que tras haber logrado el máximo poder, continuaron en puestos aparentemente relegados. Más allá de ser jefes de bancadas y presidentes de los partidos políticos.

Néstor Kirchner fue presidente de Argentina y luego diputado nacional. Lo mismo sucedió con Carlos Menem que, tras su paso como primer mandatario, obtuvo la senaduría por La Rioja a nivel República.

Pero, existen excepciones. La única funcionaria que logró obtener la presidencia de la Nación, desde un puesto legislativo, es Cristina Fernández, la actual primer mandataria argentina, reelecta en 2011.

De la Redacción de Diario Cafayate – Patricio Murphy