De científico a político

YPF Cafayate Automovil Club Argentino

La figura política del primer ingeniero de la Argentina, Luis Augusto Huergo, representó el impulso a la explotación petrolera estatal. Fue su pericia, en la transición del carbón al petroleo, determinante para la industrialización e independencia económica del país.

Con el descubrimiento del petroleo en 1907 y la fundación de YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) en 1922, comienza la historia del «oro negro» en la Argentina. Huergo, es convocado en 1910, para desarrollar la industria nacional y limitar el poder extranjero.

En la Argentina, no había voluntad parlamentaria para aprobar que el Estado asumiera el rol explorador y explotador, porque los intereses de la política nacional estaban relacionados con la del extranjero: ceder los beneficios del petróleo a los inversores privados.

La balanza comercial de entonces, registraba que el 70% del consumo de carbón argentino era destinado al ferrocarril británico, durante una época en que la relación mercantil, de Argentina e Inglaterra, tenía su ecuación entre alimentos y minerales.

«La República Argentina debe estudiar su presente y su porvenir en la cuestión petróleo, aleccionada por los hechos que han creado este concierto general de las demás naciones”

El interés del los gobernantes argentinos, no atendía a los yacimientos petrolíferos, a pesar de la importancia que tenían para el país, y a raíz de ello, el gobierno convocó a Luis Augusto Huergo para explorar y explotar los recursos de Salta, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Huergo, formado en la Compañía de Jesús y en la Universidad de Buenos Aires, tenía entonces 73 años y era un científico que demostró aprender de la política. Logró aumentar un 30% la producción de miles de litros de petróleo en un año.

La diplomacia de Huergo, que lo enfrentó a Joaquín Víctor González y a José Figueroa Alcorta, gestionó la constitucionalidad del petróleo argentino, como reserva estatal, y comprendió esa acción como un funcionario político fuera del gabinete de gobierno.

El primer ingeniero argentino, puso los conocimientos científicos a disposición de las decisiones políticas y propuso a los semejantes participar de las acciones sociales. Luis Augusto Huergo, evolucionó de científico a político.

Diario Cafayate