Editorial Agosto 12, 2019

Argentina: “perdimos por mucho”; “el fin del macrismo”

El Mago Sindi en el comité de Campaña de Cambiemos

Con el triunfo del Frente de Todos, la sociedad de la República Argentina adelanta treinta años. El fin del macrismo indica un enfrentamiento al poder dominante, para re discutir una política socialmente justa, y rearmar el Estado.

Las generaciones X e Y intentan garantizar el cumplimiento de normas laborales, justa redistribución y estructura productiva nacional. La mayoría de los nacidos entre el ´61 y el ´79 y entre el ´80 y el ´99 rechazan al liberalismo como doctrina económica, política y social.

Esa generación no acepta la limitación de la intervención del Estado para procesar la toma de decisiones que le permita cuidar de las generaciones que la anteceden y proceden.

Frente al resultado de las elecciones PASO 2019, en la que es elegida por mayoría una coalición política de centroizquierda, se analiza una situación compleja que no permite imponer sacrificios a la mayoría. El desafío para ese nuevo viejo gobierno será enfrentarse a los grupos económicos más poderosos.

El gobierno nacional de Cambiemos está en condiciones de ejecutar un mega ajuste y evitar que el de Frente de Todos asuma el costo político de una medida anti popular.

La situación económica de la Argentina, es compleja, y el desenlace hacia fin de 2019, caótico.

La devaluación e inflación determinarán las acciones por los compromisos con el Fondo Monetario Internacional y con los acreedores de las LeLiq (Letras de Liquidez) que emitió el Banco Central de la República Argentina.

Las tasas altas, para honrar las obligaciones, pronostican una disminución de la actividad comercial e industrial, en momentos en que la producción nacional está destruida.

Un mega ajuste podría llegar a ser un ordenador para la situación de la industria local pero pulverizaría al comercio, al destruir la capacidad de consumo.

Es decir, que una de las posibilidades que enfrentará el gobierno de Alberto Fernández y Cristina de Kirchner será la de ensayar un ajuste: megadevaluación que licue las deudas en pesos, déficit fiscal y las leliq.

El macrismo basó parte de su política económica en la especulación financiera. El resultado fue desocupación, fuga de capitales y menor producción.

Millones de personas manifestaron su rechazo al “fundamentalismo del mercado” porque sirvió a los intereses de una minoría por fuera de los controles y el funcionamiento de la democracia: el fin del macrismo en Argentina.

El presidente Mauricio Macri dijo:”perdimos por mucho”. Es el reconocimiento del líder de un gobierno que subestimó la capacidad de los pueblos del interior del país y que basó su política en el centralismo burócrata de la capital.

#DiarioCafayate