República Septiembre 6, 2017

Efecto Maldonado en Cafayate

marcha santiago maldonado cafayate

La exigencia de la aparición con vida de Santiago Maldonado, el joven argentino que lleva más de un mes desparecido, fue el 31 de agosto, en la plaza 20 de Febrero de Cafayate, al igual que en la mayoría de las plazas de todo el país.

Esa marcha se unificó, por primera vez en la historia, con la del pedido de la familia de Joaquín Ibañez, el joven desparecido del Hospital Ragone, en la ciudad capital de la Provincia de Salta, el 16 de septiembre de 2014.

“Joaquín estaba internado en el Hospital Ragone, le dieron la libertad de salir sin el permiso de la familia y hace tres años que desapareció. Queremos agradecer y pedirles que nos puedan colaborar, porque nos cansamos. Fuimos a todas las fuerzas políticas pero nadie nos supo dar una respuesta”, expresó Silvana, amiga de la familia.

Tito de Cafayate, uno de los oradores en la marcha, dijo que ningún gobierno puso demasiadas fuerzas en cumplir un derecho que está a constituirse como efectivo y que sabe que las tierras del sur, las que les ocuparon a los Mapuche, fueron cedidas a hombres de paja que se armaron en Inglaterra.

“En catorce días se firmó un decreto para que le den las tierras y que sean propietarios. Los Mapuche todavía reclaman los títulos de propiedad. La lucha de los pueblos originarios es legítima; Santiago Maldonado se solidarizó y por eso este golpe es un golpe a la solidaridad con los que luchan”, explicó Tito de Cafayate.

Por su parte, Carlos Almeida, señaló que la manera de no ceder ante el miedo es a través de la presencia en cada marcha.

“A nosotros nos tienen miedo porque no les tenemos miedo. Lo tuvimos en una época, hay que asumirlo. Acá hay gente de todos los colores y,  si no la peleamos juntos nos van a ahorcar por separado”, enfatizó Almeida.

“Sin tener ningún tipo de connotación partidaria, los tipos que nos están gobernando ahora son los herederos de Mitre, del ´55 y del ´76. Antes iban a golpear las puertas de los cuarteles, ahora ellos tienen las llaves”, afirmó.

La línea de la marcha fue un llamado a “resistir estando en la calle” para no facilitar la tarea de las fuerzas represivas. El colectivo hizo hincapié en que los argentinos ganaron la democracia hace más de treinta años.

“Democracia es estar en la calle cuando se chupan a alguien. Porque ese pibe de veintiocho años, que teóricamente no tenía nada que ver, eligió tener que ver, eligió solidarizarse”, esbozó uno de los más de ochenta asistentes a la concentración.

Por último, los autoconvocados se comprometieron a defender la democracia e instituciones y a reaccionar inmediatamente ante casos de desapariciones forzadas y otros que sean igualmente violatorios de los Derechos Humanos.

Con velas en las manos, los manifestantes sellaron la marcha gritando tres veces: “¡Santiago Maldonado! ¡Presente! ¡Ahora! ¡Y siempre!

De la Redacción de Diario Cafayate