Cultura Enero 23, 2016

Una canción filosófica de la identidad de la mujer

Mariana Carrizo habló para Cafayate

La cantante, Mariana Carrizo, hizo referencia a su naturalidad como mujer nacida en el Valle, y a la gratitud de poder cantarle al pueblo de Cachi, al que le reconoció una impronta coplera. “La cultura viva es difícil cuando lo que prima es la parte comercial”, reflexionó.

Como hija de la copla, nacida en San Carlos y criada en Angastaco, Carrizo reconoce que su afán por la música no lo recibió desde afuera como una simple interprete, sino que la poesía está en su sangre; considera que su canto es una utopía.

“Soy una mujer y canto desde ahí; digo las cosas desde ese centro. Es difícil para el grueso de la sociedad digerir eso, porque estamos acostumbrados históricamente; venimos de la subyugación de la mujer y de la cultura ancestral”, explicó.

Mariana Carrizo acepta que le coloquen la etiqueta de feminista, aunque reconoce que es una palabra demasiado compleja. Su actitud frontal, de recuperar el lugar de la mujer, le ha valido la pérdida de muchos espacios valiosos.

“Ser coplera no es aprender unas cuantas estrofas y cantarlas en un escenario; conlleva otra importancia; es ser heredera de un cultura, de todo un legado milenario que representa a tu sangre y a tu tierra”, manifestó.

Carrizo expresó que la mujer es el útero de la vida y que el peso que tiene en la sociedad hace mucho ruido, sobre todo en los hombres y mujeres que son machistas. Dijo que el hombre es temeroso de la mujer porque no la conoce.

“Estamos en un tiempo muy lindo; las mujeres comenzamos a conocernos y, a partir de ese conocimiento, nos planteamos la vida desde otro lugar. Cuando eso sucede el entorno actúa de otra manera”, subrayó.

Para Mariana Carrizo la copla es una expresión cultural que dice la vida, que ante los sentimientos es igual en todas partes y que todas las personas son “dolor, alegría, tristeza, amor, árboles, pájaros, tierra y vino”.

Al referirse a Doña Ubenza, cantó: “me persigno por si acaso no vaya que dios exista y me lleve para el infierno con todas mis ovejitas”. Carrizo aclaró que esa copla describe los sentimientos de los autóctonos americanos, con respecto a la imposición de la religión.

Mariana Carrizo considera que, al margen de las cosas malas que tuvo la conquista de América, quedaron las buenas. Enfatizó en las mezclas de cultura entre los esclavos y las personas a las que se les encomendaba una misión.

“Adentro está la palabra y el espíritu; la semejanza. Doña Ubenza representa a la identificación de la mujer. Es una canción filosófica que habla de la identidad de la mujer como ser”, explicó la coplera, Mariana Carrizo.

De la Redacción de Diario Cafayate