Milagro sin procesión después de 328 años de tradición

catedral de Cafayate

(Salta) El arzobispo de la Arquidiócesis y el gobernador de la Provincia resolvieron interrumpir la procesión del Señor y Virgen del Milagro, después de 328 años de tradición. Fue por la pandemia del Coronavirus y la crisis sanitaria del Estado. Es la segunda interrupción en su historia.

El Milagro es la manifestación de fe más importante de Salta y una de las más valiosas de la República Argentina e Iberoamérica. Se celebra desde 1962, con la procesión de las imágenes y los católicos, aunque se vio interrumpida por primer vez, en 1987, por una tormenta que impidió que las imágenes salieran en procesión.

La advocación del Señor y la Virgen del Milagro, convoca a 800 mil personas, en una provincia cuya población es de 1 millón 400 mil. Cada 15 de septiembre, cientos de miles de creyentes «renuevan el pacto de fidelidad», por medio de una oración que fundamenta su esperanza: «Señor, nosotros somos tuyos y tú eres nuestro».

Esa creencia, esperanza, fe y virtud (realizada en un pacto), tiene su nudo en la historia de las imágenes de un Cristo crucificado y una virgen del Rosario, un terremoto, la destrucción de una ciudad y la súplica de un pueblo a su dios.


La fiesta del Señor y Virgen del Milagro, es la más antigua y tradicional manifestación de fe de la República Argentina. Se celebra en Salta hace más de 300 años y se interrumpe por segunda vez en la historia


Por la época, el Papa Francisco I pidió «aguante, paciencia y mansedumbre». Señaló que el tiempo está marcado «por la ansiedad nerviosa y violenta, por la negatividad y la tristeza, por esa asedia cómoda, consumista y egoísta, por el individualismo»

El Pontífice, interpeló a los católicos acerca de cómo vivir la santidad e indicó que «el amor de Dios nos da fuerza, paciencia y constancia» y que «quien se apoya en Dios, bien puede ser fiel frente a los hermanos, no los abandona en los momentos malos, no se deja llevar por su ansiedad y se mantiene al lado de los demás, aun cuando eso no le brinde satisfacciones inmediatas».

Francisco, señaló también: alegría y sentido del humor, audacia y fervor, comunidad y oración.

Algunos pueblos, popularmente devotos a la solemnidad del Señor y Virgen del Milagro como los de los departamentos de Cafayate y San Carlos, realizarán el repique de campanas de sus iglesias para conmemorar el Milagro.

Diario Cafayate