Política Marzo 10, 2017

Militancia digital Kirchnerista

cisneros de lavaque azucena abogada docente peronista cafayate

La influyente politóloga miembro del Partido Justicialista, Azucena Cisneros de Lávaque, fue estudiante universitaria hasta convertirse en abogada y docente, y persiguió las filas del peronismo hasta naturalizarse como una apasionada kirchnerista.

La militancia digital se convirtió en una de sus más prestigiosas tareas. Para persuadir, Cisneros de Lávaque utiliza la red social Facebook como colectora de noticia de cuanto artículo o novedad aparece en el internet, sin chequear, en ocasiones, si esas fuentes son producto de una fake page.

Lejos de ser una experta, la abogada y docente cafayateña comparte en promedio seis publicaciones diarias. Sin embargo, ante fechas clave, en las que la política y economía toman protagonismo desde el oficialismo y la oposición, supera por casi el doble esa marca.

Sus blancos preferidos son el presidente de la república, Mauricio Macri y todo su gabinete, sectores críticos a la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner, fuerzas políticas opositoras al Frente para la Victoria, y periodistas con puntos de vista contrarios a los del modelo popular.

La candidatura como diputada de Azucena Cisneros de Lávaque, no sonó fuerte en su paso por la capital de la provincia, pero cuenta con el apoyo de La Casa Peronista, uno de los últimos bastiones del justicialismo sin juventud.

Una de las características base de la Casa Peronista, se basa en una “democracia delegativa” que tenga al menos un mínimo de juego democrático y que para Cafayate muestre sobra de ello aunque con un umbral de baja participación política.

Cuando Azucena Cisneros de Lávaque ocupó la presidencia del Concejo Deliberante de Cafayate, atribuyó al Poder Ejecutivo municipal desprolijidades en la gestión y lentitud en los pagos de los haberes de sus miembros.

Casi en un cambio de época, tuvo una de sus últimas alocuciones públicas en una reunión de “compañeros justicialistas”, en la que invitó a la conformación de una “Casa Peronista” abierta y participativa, a la que se sólo se sumaron un puñado de afiliados.

La metamorfosis de los modelos populares en la ciudad vallista siempre se mantuvo en un movimiento pendular. La idea de que bajo condiciones democráticas nunca puede haber un giro más fuerte es errónea. No existe y no importa.

Los peronistas de antaño deberían preguntarse porque el partido está débil, ya que ese agotamiento produjo instituciones informales que dieron lugar al clientelismo, el patrimonialismo, la corrupción y la baja participación ciudadana.

Los partidos políticos fuertes se asientan sobre las verdades como pilares. La militancia digital se afianzó durante la hegemonización de la investidura mediática, pero es una receta del pasado y una trampa que la concentración de mando tiene fríamente calculada.

Si bien en términos de libertad de expresión hay una democracia garantizada, joven e irrestricta, en otros, la exigencia por la precisión en la información determina el voto que no posee ideología o afiliación, siempre cercano al estado de bienestar o a la sensación del mismo.

El dominó de las efemérides que los peronistas, camporistas y kirchneristas conmemoran, tiene un dejo de exaltación revanchista, a excepción del 24 de marzo de 1976, que perpetúa el terrorismo de estado en la República Argentina.

En las publicaciones de la cuenta de Facebook de Azucena Cisneros de Lávaque, hay más fotografías de Mauricio Macri que de Cristina Fernández; más de María Eugenia Vidal que de Daniel Scioli y más publicaciones sobre Cambiemos que sobre el Frente para la Victoria.

En parte se debe a la incertidumbre que despierta una Argentina sin el modelo que lideró durante casi doce años el Frente para la Victoria, pero también a la gravitación del Pro, la Unión Cívica Radical y la CC – ARI.

El tablero político para la militancia y campaña política parece estar haciendo pie desde los poderes constituidos, aunque sin definiciones. Sin embargo, el golpe de los oficialismos municipales, provinciales y nacionales son dueños del rating digital.

De la Redacción de Diario Cafayate