Deportes Junio 2, 2016

Nico Molina, base y entrenador

Nicolás Molina Cafayate Básquet

Llegó desde Bolivia para instalarse en Argentina. El basquetbolista y entrenador, Nicolás Molina, asiste actualmente al grupo de jugadores del Cafayate Básquet, con el apoyo de los profesores, Jack Núñez y Martín Zambrano, junto a la dirección de Deporte.

“No sólo por el tiempo que esté acá, porque actualmente estoy recibiendo propuestas para volver a Bolivia, a Buenos Aires o a San Juan. El tema es que quede toda la enseñanza que pueda dejar”, dijo Nicolás Molina, en cuanto a su desembarco como entrenador en Cafayate.

Lo cierto es que el basquetbolista se desempeñó a nivel nacional e internacional. En Argentina jugó en el club Los Andes y en Bolivia, en Vikingos Libertad. Además integra una sociedad para la promoción de jugadores.

“El básquet es un deporte emergente y se está convirtiendo en uno de los de más incidencia a nivel mundial. Me parece importante que los chicos acudan a entrenamientos, que dejen los vicios y que los padres los impulsen a practicar como deportistas y como personas”, expresó Molina.

Hijo de padre cordobés y de madre santa mariana, Nico Molina apuesta fuerte al básquet de Cafayate. Pide que la gente vaya a las canchas; avisa que no se cobra entrada y se lamenta por la falta de público ante lo que es el único equipo que posee la ciudad.

“Cada quince días estamos jugando, tenemos una fecha de local y otra de visitante. El equipo de los grandes está conformado por jugadores que promedian los 28 años; ahora tenemos U 17, chicos que hacen entrenamientos personalizados y que están subiendo”, contó el entrenador.

La llegada de Nico Molina a Cafayate se inició por una amistad. Tuvo la posibilidad de hablar con Núñez, Zambrano y Ramos e integrarse rápidamente al plantel técnico, tras su salida de Vinkingos Libertad, en Bolivia.

“Mi proyecto es entrenar todo el año y jugar una Liga C; necesitaríamos mucho apoyo del gobierno y la sociedad, porque es un nivel bastante competitivo. Sacrificio y dedicación es lo que hacen a un club, en definitiva”, confió el entrenador.

Molina trabaja con un socio, integrante del club Obras Sanitarias de Buenos Aires y le han abierto la posibilidad a Jonás Llanes, un jugador de Animaná, para integrarse a Gimnasia y Esgrima de La Plata, a partir de junio.

“Un jugador de nivel cuatro, en la Liga C, tiene como beneficio, casa y comida y un sueldo de entre seis mil y siete mil pesos mensuales”, informó Molina. El animanisto tendrá su primera prueba y luego la decisión quedará en manos del club.

Nicolás Molina se desempeñó en la Liga Profesional Boliviana de Básquet; estuvo en el club Vinkingos Libertad, dónde desarrolló su rol como jugador y entrenador, en la primera división. También jugó en Los Andes, de Buenos Aires.

De la Redacción de Diario Cafayate