Sociedad Agosto 18, 2019

Importancia del juego en niños e impacto de la nueva tecnología

niña, auricular, movil, pantalla,avión

El juego es de vital importancia para los niños, de ésta forma ellos aprenden jugando, se relacionan, comparten, prueban cosas nuevas, inventan situaciones, imitan a los adultos y solucionan sus pequeños grandes problemas.

El juego es ensayo, prueba y error, es mirar hacia adentro e interpretar el mundo que los rodea, es aprender la paciencia y la frustración, es aprender a ser creativos, es hacer que nuestras neuronas se conecten y es vincularnos con nuestro entorno.

El juego es un poderoso instrumento para desarrollar y potenciar las habilidades emocionales, motrices y cognoscitivas de los niños, de relación interpersonal e inserción social. Por medio del juego les permitimos hacer cosas solos, a expresar lo que necesitan y lo que les pasa.

La reconocida psicoanalista argentina Eva Giberti, resumió la importancia del juego de manera contundente: “Si el chico pudiera traducir lo que le pasa mientras juega, no diría “estoy jugando” como nosotros lo entendemos. No son juegos, son una parte fundamental de su vida, de su desarrollo, que no se llama juego, se llama estoy creciendo, se llama estoy siendo”.

Recordemos nuestra infancia….¿cuál es el primer juego que recuerdan de aquella época?

Algunos recuerdos posibles pueden ser, cuando aprendiste a andar en bici, jugar a ser la mamá, las pistas de autos, cuando aprendiste andar en patines y de cómo raspa el cemento cuando te caías o las aventuras con los amigos del barrio en la fascinante casa del árbol….Ningún juguete sofisticado aparece en escena.

¿Crees que todo esto te lo hubiese podido enseñar un juego en la play o la Tablet?

Mientras recordamos y añoramos aquellos tiempos y juegos, hoy vemos que nuestros chicos a una edad cada más temprana están en contacto directo con la tecnología y manejan todas las pantallas. Esto incluye televisión, computadora, teléfonos, playstation, otros juegos de computadora, ¡y todo lo que están por inventar!

Así surgen y están muy presentes en todos los padres las siguientes preguntas, ¿tecnología sí o no? ¿cuál es el tiempo recomendable? ¿si está mucho tiempo jugando en la play, lo afecta? ¿cuáles son los riesgos?

Esteban Parimbelli, profesor de educación inicial y psicopedagogo dice que “como todo tiene que haber un equilibrio y ese equilibrio lo debe ofrecer el mayor que está a cargo de los niños. En los juegos actuales no hay encuentros ni desencuentros y no hay intercambio con el otro cuerpo a cuerpo, si estos tipos de juegos prevalecen, estamos en problemas”.

Es importante que los adultos podamos observar y conocer a qué juegos ellos juegan, qué temática plantean, el nivel de violencia que presenta el juego y la cantidad de tiempo que está frente a la pantalla.

Lucrecia Prat Gay, Directora del área académica de Asociación Educar para el Desarrollo Humano, plantea que en los últimos años se observa un desarrollo tardío de las funciones ejecutivas (aquellas que nos hacen tomar decisiones adecuadas, planificar, crear, revisar y la flexibilidad para cambiar de rumbo, en definitiva las que nos hacen humanos) asociado al lento proceso de maduración de la corteza prefrontal del cerebro, que puede alargarse hasta los veinticinco años. La causa de dicha situación y parte de la explicación se encuentra en el tiempo excesivo que pasan los chicos frente a las pantallas y jugando a los videojuegos.

Nuestro cerebro necesita dos condiciones para su desarrollo: 1. Actividad física y 2. Socialización, ya que nuestro cerebro es muy social.

Los chicos al estar largas horas detrás de las pantallas, adoptan un estilo sedentario, sin actividad física, la pérdida de interés por otras actividades y poco contacto con otros niños de su edad. Estos factores inciden de manera negativa en el desarrollo del área prefrontal del cerebro.

Otros riesgos, están asociados a estar expuestos mucho tiempo a imágenes de violencia, esto genera en los niños conductas agresivas de imitación y desenbilización emocional. Si pasa muchas horas frente a las pantallas, pueden aparecer indicadores de ansiedad, irritabilidad, aislamiento, falta de interés en otras propuestas y hasta depresión.

Laura Jurkowski, licenciada en Psicología expresa: “Así como les enseñamos a cruzar la calle y les mostramos los riesgos de la vía pública, en el mundo virtual deberíamos hacer lo mismo. Hay una calle de la vida virtual que tenemos que enseñarles a caminar sin peligros”. Y plantea algunas sugerencias para los padres sobre algunas señales de posible adicción a videojuegos, que es importante tener en cuenta:

1. Jugar todos los días más de cuatro horas.

2. Estar irritables si no pueden jugar.

3. Dejar de hacer otras actividades sociales, para quedarse jugando a los videojuegos.

4. Mentir acerca del tiempo que pasan jugando.

5. Desobedecer los límites de tiempo que se han establecido.

6. Retraerse de la familia y los amigos.

7. Jugar para escapar de los problemas.

8. Seguir jugando a pesar de las consecuencias negativas que le traiga el juego.

La sugerencia es que hasta los nueve o diez años, no más de una hora por día y partir de los diez u once años no más de dos horas máximo por día.

Considero fundamental recordarnos que los chicos hacen lo que ven. Estemos atentos a nuestro uso de la televisión, celular, computadora, internet, Facebook, instagram, whatsApp….

Qué importante es poder compartir un espacio de tiempo y juego con nuestros hijos, disfrutar juntos ese momento lleno de magia, imaginación y creatividad. Y de ésta forma acompañarlos en ésta aventura de aprender siendo, aprender compartiendo, aprender a encontrarnos y aprender a ser feliz.

Isela Bertolucci – Licenciada en Psicología