República Marzo 14, 2016

Barack Obama, Mauricio Macri y Cristina Fernández

Barack Obama Presidente de Estados Unidos de América

El presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, aseguró que Mauricio Macri “reconoce que estamos en una nueva era, y que debemos mirar adelante, y que Argentina, que históricamente era un país muy poderoso, ha visto debilitada su posición relativa en parte por no haberse adaptado a la economía mundial tan eficazmente como hubiera podido”.

Barack Obama observó que la ex primera mandataria, Cristina Fernández de Kirchner “recurría a una retórica que data probablemente de los años 60 y 70 y no a la actualidad” y “que sus políticas eran casi siempre anti estadounidenses”; destacó que mantenían una relación cordial en los encuentros del G-20.

El presidente de EE.UU. visitará la República Argentina del 23 al 24 de marzo, y la canciller argentina, Susana Malcorra, afirmó que la visita de Barack Obama “indica que hay una prioridad puesta” sobre el país. La agenda de ambos mandatarios prioriza la lucha contra el terrorismo y la erradicación del narcotráfico.

En un comunicado emitido por la Casa Blanca, la agenda de los presidentes, Barack Obama y Mauricio Macri contempla “profundizar los esfuerzos para aumentar la cooperación entre ambos gobiernos, incluyendo el comercio y la inversión, energía renovable, el cambio climático y la seguridad ciudadana.

El presidente Barack Obama evitó la confrontación con los líderes de los países latinoamericanos, que cuestionaron las políticas de estado interior y exterior de los Estados Unidos, basado en la percepción que los críticos no representaban una amenaza para Washington. Esa actitud ha apaciguado la xenofobia.

Los altibajos en la relación de Barack Obama y Cristina Fernández de Kirchner, se basaron en dos ejes fundamentales; la economía y la política exterior; básicamente: la inflación, el litigio con los holdouts y el terrorismo. El proyecto de una central nuclear entre Argentina y Rusia y el memorándum con Irán, definieron el alejamiento.

Por su parte, Mauricio Macri apunta a restablecer la buena relación con Estados Unidos para desarrollar una agenda conjunta y destacar que ambos países buscan fortalecerse en cuanto a la a la democracia, derechos humanos y la lucha contra los delitos relacionados a la trata de personas, el narcotráfico, terrorismo y lavado de dinero.

El acercamiento de los gobiernos de Mauricio Macri y Barack Obama busca complementos en las políticas internas, basadas en el desarrollo de la economía y adaptadas a las mejoras sanitarias, educativas y medioambientales. También coinciden en el fortalecimiento de los países de la región sur y la unificación de las denominadas “Américas”.

De la Redacción de Diario Cafayate