Sociedad Agosto 27, 2018

“Nacer es un éxito”

Obispo de Cafayate José Demtrio Jiménez

El obispo de la Prelatura de Cafayate, Monseñor José Demetrio Jiménez Sánchez Mariscal, explicó que la Iglesia se opone al aborto porque considera que la vida es un valor en sí mismo, relevante para la historia de la humanidad.

“Nacer no es fácil porque la naturaleza marca pautas. No todo óvulo fecundado finaliza necesariamente en un aborto. Nacer es un éxito y por lo tanto la vida es un valor que para nosotros tiene un sentido prominente”, expresó el obispo de Cafayate.

El monseñor destacó que las personas nacen para aportar amor, bondad, justicia, paz y sabiduría y que la historia no puede privarse de esas contribuciones.

El prelado afirmó que “el niño o la niña que es abortado es el desperdicio de un don y de una gracia”, y denunció “un mercado negro de células, órganos y tejidos”, en referencia a la industria que trata con humanos.

Para Sánchez Mariscal, quienes apoyan el aborto legal se basan en argumentos que consideran válidos y que tienen que ver con embarazos no deseados, forzados por violaciones y “por el derecho, que algunas personas dicen tener sobre su cuerpo, para frustrar un proyecto de vida”.

“El feminismo es un valor en sí mismo: el valor de la mujer y de lo femenino. Todo depende de cómo se despliegue. Es muy importante para la sociedad”, aseveró.

“El tema es cómo debatir. A veces proponemos, tanto de un lado como de otro, argumentos que no entran en diálogo. Lo que a veces se dan son posiciones que consideramos irreconciliables”, continuó.

Durante el debate por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, en la Comisión de la Cámara de Diputados de la Nación, el sacerdote José María Di Paola denunció que el aborto es promovido por el Fondo Monetario Internacional.

El “padre Pepe” Di Paola cuestionó la supuesta aceptación del acuerdo, entre el Fondo Monetario Internacional y el gobierno de la República Argentina, para legalizar el aborto en torno a una política de control poblacional.

“He tenido acceso a las manifestaciones del ´padre Pepe´. En los años 70, en la obra de Eduardo Galeano, ´Las venas abiertas de América Latina´, comentaba como van a hacer los poderosos para controlar la población mundial y quienes, en definitiva, deciden quien tiene que nacer”, concluyó el obispo de la Prelatura de Cafayate, Monseñor José Demetrio Jiménez Sánchez Mariscal.