Pachamama es que la existencia prospere

apacheta pachamama

Valle CalchaquiPachamama es celebrada el día primero de agosto, al comienzo del año agrícola con la preparación de la tierra para la siembra. Se trata de disponer lo necesario para que en la primavera la «madre tierra» sea propicia.

Pachamama es una palabra compuesta presente en las lenguas aymara y quechua: pacha significa tierra y mama madre. En la cosmovisión se asemeja con el mundo de abajo, la tierra oscura, fértil y provechosa, madre de las plantas, los animales y las gentes.

Cualquier referencia a la producción agrícola o ganadera comporta referencia de propiciación. Pachamama quiere dar: es necesario corpachar (darle de comer y beber), por ser el tiempo previo a roturar la tierra, para luego poder sembrarla.

Acogerla, hospedarla y reconocerla, es cuidado, cortesía y dedicación: un gesto que en el Valle Calchaquí refleja un alto valor emocional («pagar la tierra» porque «no da así nomás»).


«si se siembra, hay que depositar el primer grano en la tierra, en su honor; si se carnea, hay que arrojar al suelo la primera entraña de la res; si se bebe, hay que derramar una porción de líquido antes de hacerlo; si se come, igual cosa se hace con el alimento; lo mismo si se coquea; si se viaja, y si da con la apacheta del camino, hay que arrojar sobre ella el acullico, hojas de coca, gajitos de árbol, pedazos de palo, el cigarro que se fuma, un trapo, o cualquier otra cosa»


Pachamama es, ceremonia y culto que giran en torno a la vida y su cuidado, de modo que la existencia prospere. La vida es lo auténticamente sagrado.

Cuando los pueblos se dirigen a Pachamama, sus gestos o palabras son la relación misma de presencia, está presente y el rito es la conexión, la actualidad del encuentro, la inmediatez del momento.

Diario Cafayate