Sociedad Septiembre 25, 2015

El Papa en la ONU

Papa Francisco en la ONU

Concluido el encuentro con los alumnos de una escuela en el barrio de Harlem, en el norte de la ciudad de Nueva York, el papa Francisco se dirigió al estadio Madison Square Garden donde celebró una misa ante unas 20.000 personas.

“Saber que Jesús sigue caminando en nuestras calles, mezclándose vitalmente con su pueblo, nos llena de esperanza, una esperanza que nos libera de esa fuerza que nos empuja a aislarnos. Una esperanza que nos invita a ver en medio del ´smog´ la presencia de Dios que sigue caminando en nuestra ciudad. Porque Dios está en la ciudad”, dijo el Santo Padre en la homilía

El Papa pidió dar testimonio de Dios en medio de la ciudad. “Vayan y anuncien, dijo Francisco, vayan y vivan que Dios está en medio de ustedes como un Padre misericordioso que sale todas las mañanas y todas las tardes para ver si su hijo vuelve a casa, y apenas lo ve venir corre a abrazarlo”.

Saber que Dios, que es nuestro Padre, camina a nuestro lado, explicó el Papa, nos “libera del anonimato, de una vida sin rostros, una vida vacía y nos introduce en la escuela del encuentro. Nos libera de la guerra de la competencia, de la autorreferencialidad, para abrirnos al camino de la paz. Esa paz que nace del reconocimiento del otro, esa paz que surge en el corazón al mirar especialmente al más necesitado como a un hermano”.

“Dios vive en nuestras ciudades, la Iglesia vive en nuestras ciudades y Dios y la Iglesia que viven en nuestras ciudades, subrayó el Pontífice, y quieren ser fermento en la masa, quiere mezclarse con todos, acompañando a todos, anunciando las maravillas de Aquel que es Consejero maravilloso, Dios fuerte, Padre para siempre, Príncipe de la paz”.

Antes de llegada del Pontífice, el estadio neoyorquino presentó una serie de presentaciones y shows a cargo de un grupo de artistas famosos, como la cantante cubano-americana Gloria Estefan, el actor Martin Sheenm, en el marco del programa denominado “Journey of Faith” (Viaje de Fe) organizado para los feligreses. También hubo momentos de oración a cargo de niños y numerosos confesionarios improvisados se colmaron de fieles.

Con esta celebración eucarística el papa Francisco dio por finalizada su intensa agenda en la Gran Manzana, para luego continuar el fin de semana en Filadelfia, en el Encuentro Mundial de las Familias.

De la Redacción de Diario Cafayate