República Enero 6, 2017

Francisco sobre los Reyes

Papa Francisco dia de reyes magos

El Papa Francisco I destacó que los Reyes Magos pudieron adorar porque descubrieron que “en la mirada de Dios hay espacio para los heridos, los cansados, los maltratados y abandonados: que su fuerza y su poder se llama misericordia”. Fue durante la misa por la solemnidad de la Epifanía del Señor en la Basílica de San Pedro.

El pontífice aseguró que los Reyes Magos que seguían la estrella “tenían el corazón abierto al horizonte y lograron ver lo que el cielo les mostraba porque había en ellos una inquietud que los empujaba: estaba abiertos a una novedad”.

Francisco señaló que los Magos son “el retrato del hombre creyente, del hombre que tiene nostalgia de Dios…Reflejan la imagen de todos los hombres que en su vida no han dejado que se les anestesie el corazón”.

El Obispo de Roma diferenció esta actitud de los Magos de la que adoptó Herodes, quien no quiso adorar a Jesús, porque “buscaba que lo adorasen” a él, y cuestionó a aquellos que como Herodes duermen “bajo la anestesia de una conciencia cauterizada”.

El Papa explicó que quedan desconcertados “frente a la novedad que revoluciona la historia” y se encierran “en sus logros, en sus saberes, en sus éxitos”

“La nostalgia de Dios nos saca de nuestros encierros deterministas, esos que nos llevan a pensar que nada puede cambiar. La nostalgia de Dios es la actitud que rompe aburridos conformismos e impulsa a comprometernos por ese cambio que anhelamos y necesitamos”, sostuvo.

“El creyente ´nostalgioso´, movido por su fe, busca a Dios en los lugares más recónditos de la historia. Va a la periferia, a la frontera, a los sitios no evangelizados para poder encontrarse con su Señor; y lejos de hacerlo con una postura de superioridad lo hace como un mendicante”, agregó.

Francisco destacó que “los hombres de Oriente fueron a adorar y fueron al lugar propio de un rey: el Palacio, un lugar de culto al poder, a la apariencia y a la superioridad”; aseguró que “ahí comenzó la osadía; descubrir que lo que ellos buscaban se encontraba en otro lugar existencial”.

“Descubrieron que Dios ha querido nacer donde quizá no lo queremos. O donde tantas vece lo negamos. Descubrir que en la mirada de Dios hay espacio para los heridos, los cansados, los maltratados y abandonados, que su fuerza y su poder se llama misericordia”, subrayó.

“Los magos sintieron nostalgia, no querían más de los mismo. Estaban acostumbrados, habituados y cansados de los Herodes de su tiempo. Pero allí, en Belén, había promesa de novedad, había promesa de gratitud”, confió el Papa.

“Allí estaba sucediendo algo nuevo. Los Magos pudieron adorar porque se animaron a caminar y postrándose ante el pequeño, ante el pobre, ante el indefenso, ante el extraño y desconocido Niño de Belén descubrieron la Gloria de Dios”, concluyó.

De la Redacción de Diario Cafayate