República Marzo 26, 2017

“No hagan bullying”

papa francisco en milan

El papa Francisco concluyó su visita apostólica a la arquidiócesis de Milán con un emotivo encuentro, en el estadio milanés de San Siro, con los jóvenes recién confirmados o que están por recibir este sacramento.

“A lo largo de este encuentro, animado con música, cánticos y varias actuaciones artísticas, también hubo lectura y profundización del Evangelio, como un espacio para que tres representantes de los grupos de participantes, un joven, un padre y un catequista plantearon tres preguntas al papa Francisco, quien respondió, como es habitual en él, espontáneamente y con el corazón.

Respondiendo a una pregunta hecha por una madre y catequista de nombre Valeria, sobre el consejo que puede dar a los educadores, el Santo Padre dijo: “Hay un fenómeno feo que me preocupa mucho en la educación: el bullying”.

Francisco cuestionó a todos los presentes en el estadio San Siro: “En su escuela, en su barrio ¿hay alguno o alguna a quien ustedes molestan, fastidian porque tiene algún defecto, porque es gordo o flaco, por esto o lo otro? ¿A ustedes les gusta hacer pasar vergüenza y molestarlo por esto? Piensen. Esto se llama bullying”, dijo el Papa y pidió a los jóvenes que “para el sacramento de la Santa Confirmación hagan la promesa al Señor y nunca hagan bullying y nunca permitan que se haga en su colegio, en su escuela, en su barrio”.

“¡Nunca se burlen, nunca fastidien a un compañero, del colegio, del barrio! ¿Prometen esto?”. Un sonoro “¡Sí!” fue la respuesta de todos los jóvenes en el estadio. “Este ‘sí’ se lo han dicho al Papa. Ahora piensen en lo malo que es esto y piensen si son capaces de prometérselo a Jesús. ¿Se lo prometen a Jesús?” Nuevamente todos los presentes respondieron afirmativamente.

La cita, a la que asistieron aproximadamente 70.000 chicos y chicas procedentes de varias diócesis italianas acompañados por padres, maestros y catequistas, estuvo marcada por un ambiente de alegría y complicidad entre los jóvenes y el Pontífice, que escucharon con gran atención las palabras que les dirigió el Santo Padre centradas especialmente en la importancia de vivir la vida cristiana con “docilidad al Espíritu Santo”.

Hablen con sus abuelos

En otra de sus respuestas, en este caso a la pregunta de un niño, Francisco le indicó que los abuelos generalmente no usan computadora, ni celulares, ni saben mucho de informática pero que ellos tienen una gran riqueza para transmitirnos.

El Santo Padre recordó que tenía un abuelo que era carpintero: “El me enseñó como Jesús aprendió ese oficio y así cuando miraba a mi abuelo pensaba en Jesús. El otro abuelo me decía nunca vayas a dormir sin decir una palabra a Jesús, sin decirle ‘buenas noches’. La abuela me enseñó a rezar, también mi mamá. Es importante esto: los abuelos tienen sabiduría de la vida. “Y con esa sabiduría nos enseñan cómo estar más cerca de Jesús”, indicó.

Un consejo, dijo el Papa: “hablen con los abuelos, pregúntenle a los abuelos. ¿Entendieron?”. Otra cosa que ayuda, dijo Francisco a los jóvenes, es “jugar con los amigos, porque jugar hace bien, y sentir la alegría del juego con los amigos, así jugaba Jesús”.

“Porque cuando el juego es limpio se aprende a respetar a los otros, a trabajar en equipo y esto nos une a Jesús”. Y “si uno se pelea con los amigos, pedir perdón”.

“Y en tercer lugar, señaló el Santo Padre, es fundamental la educación familiar en la solidaridad. Me gusta acentuar la importancia de la alegría, la gratuidad y el buscar a otras familias para vivir y compartir la fe como un espacio de gozo familiar. No hay fiesta sin solidaridad, ni solidaridad sin fiesta”.

De la Redacción de Diario Cafayate