Sociedad Septiembre 9, 2018

Peregrinos de Cafayate

Peregrinos Cafayate Señor Virgen Milagro Salta 2018

CAFAYATE (redacción) – Más de seiscientas personas partieron en peregrinación por la celebración de la fiesta del Señor y la Virgen del Milagro. Desde Cafayate hasta Salta, los caminantes comenzaron un recorrido de ciento noventa kilómetros.

Los católicos de Cafayate, en la provincia de Salta, y los de Santa María, en la de Catamarca, se unen para caminar la ruta nacional 68. Buscan arribar a la ciudad capital, donde se rinde culto a las imágenes de Jesucristo y la Virgen María.

El “tiempo del milagro” hace referencia a la celebración del Señor y la Virgen y se inicia un mes antes de la novena, con la entronización de las imágenes, en el altar mayor de la catedral basílica de Salta.

El “milagro” sucedió en Salta, durante los terremotos de 1692. El pueblo se sacudió, la población entró en pánico y un sacerdote de la Compañía de Jesús oyó una voz que le decía que “mientras no sacasen al Cristo en procesión, no cesarían los terremotos”.

Los padres jesuitas corrieron al templo y bajaron las imágenes dentro de una iglesia destruida por los movimientos. El pueblo acudió hasta allí y en penitencia oró. En la madrugada los terremotos cesaron.

Luego el pueblo salteño recuperó ese signo y símbolo y lo adoptó como una costumbre que se mantiene hasta entonces. Es una de las manifestaciones de fe más importantes del país y del mundo.

Desde los pueblos y las ciudades de Salta y la región, miles de personas transitan, hacia la capital, para renovar su pacto de fe, implicando una ofrenda.

Las “santas imágenes”, del Señor y la Virgen, recorren en procesión las calles de Salta, cada año, el 15 de septiembre. Miles de fieles católicos se manifiestan a través de esa expresión popular.

Cafayate tiene “peregrinos” a pie, bicicleta, caballo y vehículo motorizado. Las instituciones, estatales y privadas, participan de la peregrinación, a través de la Prelatura.

En toda la provincia de Salta se vive el “tiempo del milagro”, la veneración de las imágenes que llegaron a tierra americana, desde europea, hacia fines de 1592.