Editorial Diciembre 19, 2019

Pirotecnia Cafayate: derechos versus derechos

Cafayate pirotecnia cero

Cafayate – El tratamiento de una ordenanza por pirotecnia sonora o cero, inició un debate público por la preeminencia de las ordenanzas y resoluciones que regulan la conducta de los cafayateños, con el objetivo de alcanzar el bien, la justicia y la seguridad.

En el caso intervinieron el sector comerciante, en oposición al de las asociaciones por los derechos de los animales y las personas, y el de los concejales, enfrentado al del intendente. La discusión abordó asuntos de derecho y de legal y técnica, en torno a la ordenanza que permite o prohíbe el uso de pirotecnia.

Los comerciantes argumentaron que considerar la prohibición total viola las garantías y los derechos contemplados en la constitución provincial y los de la convención de derechos humanos y los concejales respaldaron la seguridad jurídica beneficiando al sector.

Las asociaciones afirmaron que la obligación del estado cafayateño es garantizar y promover el disfrute del más alto nivel de vida posible de salud, establecido por el derecho internacional de derechos humanos, pero el intendente evitó decretar la prohibición total omitiendo beneficiar la sector.


La preeminencia de los derechos de las personas es a través de la no discriminación e igualdad


Los siete integrantes del Concejo Deliberante de Cafayate, han dificultado el respeto de los derechos humanos para los seres que sufren como consecuencia del uso de pirotecnia, y han garantizado los mismos para quienes ejercen su deber de comerciar.

El constitucionalista cafayateño, Sebastián Aguirre Astigueta, había destacado que los derechos constitucionales y la mayoría de los civiles y políticos, son un freno para las decisiones que por ley toman las mayorías, y que por tal motivo se declaran inconstitucionales leyes frente a la solitaria minoría.

De esta manera, el concejo y el intendente entienden que el principio de igualdad y no discriminación, y el de inalienabilidad, inviolabilidad e irrenunciabilidad, de las personas, conforma un irreductible mínimo de protección de los derechos de los individuos.

La noción de derechos humanos recogida por las autoridades de Cafayate, basada en la ideología burguesa del individualismo filosófico y el liberalismo económico, no experimentó cambio universal para las malas condiciones de vida de los animales y las personas.

Diario Cafayate