Política Noviembre 24, 2019

El nuevo poder de Cafayate

Almeda y Urtubey en Cafayate

Tras el resultado de las elecciones de 2019, Cafayate inicia un proceso de re distribución de poder y esa transformación alcanza al sector salud, concejo deliberante y gabinete municipal. Todas son áreas de definición e influencia política.

El re reelecto intendente de Cafayate, Fernando “Casita” Almeda, sabe que en el Concejo Deliberante la “real oposición” estará reducida a su mínima expresión y que será desempeñada por la concejal radical Patricia Castro.

Para Castro, el triunfo de Almeda representa la continuidad de un espacio, del que puede ser abiertamente opositora, y la derrota de Rita Guevara, un resultado favorable para resignificar la resistencia.

“Casita” sabe también que los concejales elegidos por las listas del Frente Sáenz Gobernador, representarán una oposición que apruebe y desapruebe siempre fácil de contentar: Jorge Guantay, Lucas Cayata y Cristian Avellaneda deberán reaccionar al poder provincial.

Pero para los próximos cuatro años de Almeda, una de las dificultades se halla en la tensa relación que mantienen “las chicas superpoderosas” y “los camperas negras”; las tecnócratas y los militantes.

Los integrantes del gabinete de “Casita” reconocen el poder entre dos liderazgos: el de Mabel Quipildor de las superpoderosas y el de Carlos Ibañez de los camperas negras. Ambas líneas intentan convencer al intendente.


La nueva distribución de poder en Cafayate incorpora a oficialistas y opositores en diversas áreas


El nuevo gobierno tiene una dinámica compleja, que obliga al re reelecto intendente a dar participación a los accionistas del poder de Cafayate y Salta.

El ex diputado provincial, Sebastián Casimiro, tendrá una oficina dentro de la municipalidad de Cafayate y buscará facilitar una estrategia socio económica que le permita crear y desarrollar política desde adentro.

Otro de los que tendrá un importante grado de colaboración, será el ex concejal Ambrosio “Fili” Gerón, “el hombre del traje lila”, quién desempeñó un rol fundamental en la suma de votos para el gobernador Gustavo Sáenz y para el intendente Fernando Almeda.

Además, el inefable Paco Sánchez integraría el nuevo gabinete, desde la secretaría de Comunicación y Relaciones Institucionales de la que Luciano Polo es responsable en la actualidad.

Sánchez es el adalid de la Juventud Radical y pupilo de la líder política, Liliana Nanni, y se presume que trocará “la boina blanca” por “la campera negra”, en búsqueda de un mayor espacio de poder.

Por último, la remota configuración del poder pretende al ex senador provincial, José “Beto” Cabezas, como nuevo director del hospital Nuestra Señora del Rosario, aunque los notable encuentran dificultosa la “desbancada” del actual gerente, Carlos Vargas.

La presentación del “nuevo gabinete” develará más acuerdos que posibilitaron la re reelección del actual intendente Fernando Almeda.

Diario Cafayate