Política Septiembre 24, 2016

El proyecto de Nanni que intimida al kirchnerismo

Miguel Nanni Comisión Nacional Anticorrupción CONADEP

El diputado nacional por Salta, Miguel Nanni, presentó un proyecto de ley, para la creación de la Comisión Nacional Anticorrupción, que tiene como objetivo esclarecer las acciones de los funcionarios públicos sospechados de haber cometido delitos durante el período de 2003 a 2015.

Nanni propone organizar un ente autárquico que pueda recibir denuncias y pruebas sobre prácticas de corrupción en contra de la administración pública, para remitirlas al Poder Judicial, en caso de que estuvieren relacionadas con la presunta comisión de delitos.

El diputado busca que una de las funciones específicas de la unidad sea la de denunciar cualquier intento de ocultamiento, sustracción o destrucción de pruebas, relacionadas con los hechos que se pretenden aclarar, y conocer el estado de las causas judiciales y los hechos que se investigan.

La Comisión Nacional Anticorrupción pretende emitir informes definitivos en los que se expliquen los hechos investigados y en los que se describan los procedimientos denunciados como ilegales, poniendo a consideración la sanación de leyes que pudieran evitar prácticas corruptas.

Para alcanzar esos objetivos, la comisión tendría que estar facultada para solicitar todo tipo de documentación, informes y datos relacionados con los hechos investigados, tanto de los organismos de la administración pública como las de los del ámbito privado, y requerir del auxilio de la fuerza pública para practicar inspecciones y revisar y secuestrar información.

El ente estaría integrado por diecisiete miembros, compuesto por tres diputados y tres senadores pertenecientes a distintos bloques parlamentarios, dos representantes de la Asociación de entidades periodísticas Argentinas, un integrante de cada cultos religioso, tres  miembros de organizaciones no gubernamentales y dos integrantes del Consejo Interuniversitario Nacional.

Los argumentos expresados por del diputado nacional, Miguel Nanni, respaldan la conmoción social resultante de la exposición pública de la perpetración de hechos de corrupción, por parte de las más altas autoridades del anterior gobierno nacional, que resultan inéditas en la historia de la República Argentina.

Entre los casos más graves, el cafayateño  presidente de la UCR (Unión Cívica Radical) Salta, destacó el caso Skanska, Ciccone, fútbol para todos, sueños compartidos, mafia de los medicamentos, ruta de la efedrina, tragedia de once, los casos Antonini Wilson, Lázaro Báez, José López, Julio De Vido y Milagro Salas y las maniobras de contrabando en la aduana.

Nanni señaló estos hechos como parte de una matriz de corrupción sistemática y perversa, en la que toda la gestión de recurso públicos se puso al servicio de una maquinaria de apropiación de fondos públicos, por parte de funcionarios y socios de ocasión, promovida desde el vértice del poder y relacionado con la anterior administración de gobierno.

El legislador explicó que estos hechos han impactado en la sociedad como un sentimiento de impunidad que afecta al sistema democrático y a la igualdad ante la ley, afectando la credibilidad en la justicia.

La CONADEP  de la Corrupción

Los medios de prensa de todo el país denominaron al proyecto de ley, presentado por el diputado nacional Miguel Nanni, como la CONADEP de la corrupción, tras interpretar que el mismo busca el “Nunca más” para los asuntos ligados a las prácticas delictivas por parte de funcionarios públicos.

La asociación y denominación se asocia también ante el liderazgo que ejerce Miguel Nanni, al igual que lo ejerció Raúl Alfonsín. Si bien las consecuencias de los actos de corrupción son dispares, encuentran similitud en la falta de respeto a la Constitución Nacional de la República Argentina, que ejercieron los gobiernos anteriores.

En 1983 Raúl Alfonsín creó la  Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas con el objetivo de investigar las graves, reiteradas y planificadas violaciones a los derechos humanos durante el período del terrorismo de Estado, llevadas a cabo por la dictadura militar.

Sus funciones específicas eran recibir denuncias y pruebas sobre aquellos hechos y remitirlas a la justicia si estaban relacionadas con la presunta comisión de delitos. Averiguar el destino de las personas desparecidas, determinar la ubicación de niños sustraídos y protegerlos.

Denunciar a la justicia cualquier intento de ocultamiento, sustracción o destrucción de elementos probatorios relacionados con los hechos que se pretende esclarecer y emitir un informe final, con una explicación detallada de los hechos investigados.

Informe final

El resultado de toda esa investigación fue entregado al presidente Alfonsín. El informe final registraba la existencia de desaparecidos y de centros clandestinos de detención.

La detallada descripción realizada permitió probar la existencia de un plan sistemático perpetrado desde el gobierno mismo, siendo efectivamente clave para el Juicio a las Juntas.

El informe final fue publicado en formato libro, bajo el nombre “Nunca más”. El título fue elegido por el lema utilizado por los sobrevivientes del Gueto de Varsovia en repudio a los nazis.

De la Redacción de Diario Cafayate