Sociedad Marzo 13, 2015

Puesteros recuperan espacio

puesteros de cafayate recuperan espacio de trabajo en la vereda de calle mitre

A pesar del intento de desalojo, por parte de la Dirección de Bromatología y Comercio de la Municipalidad de Cafayate, los trabajadores que ocupan puestos a lo largo de la calle mitre, recuperaron sus espacios de trabajo.

Los vendedores lograron reunirse con los miembros del Concejo Deliberante, quiénes les propusieron elevar una nota al Ejecutivo Municipal, a pesar que el tratamiento debía darse en el marco de los responsables de la Escuela Pública.

La cuestión es que los vendedores de la calle Mitre ocupan el frente de la ex Escuela Normal. Por lo tanto, ni la ordenanza que pudieran modificar los del Deliberante, ni la excepción que pudiera dar el Ejecutivo, sobrepasan los límites que establece la Ley.

Sin embargo, desde Bromatología y Comercio, dieron marcha atrás. Para no generar rispideces entre vendedores y oficialismo, frustraron el desalojo. Y los del Concejo, aprovecharon para adjudicarse un triunfo simulado sobre una comisión en la que no tienen injerencia legal.

Lo cierto es que los vendedores volvieron a trabajar como de costumbre. Cafayate es un pueblo que respira como ciudad, aunque tiene serias deficiencias en los mercados formales de trabajo y la denominada conducta tributaria.

Con la banca rota

Más del 60 % de los pequeños comerciantes de Cafayate no pueden hacer frente a sus obligaciones formales. Si cumplieran en un ciento por ciento con las tasas, impuestos y cargas, la mayoría ni siquiera podría mantener un empleado con un salario básico. Muchos comerciantes emplean a dos o más personas y las contratan por un sueldo aproximado al mínimo vital y móvil.

En algunos casos para que los empleados puedan acceder a los beneficios de la seguridad social argentina, los empleadores firman convenios laborales por montos distintos a lo que saldan a sus empleados. Una parte en blanco y otra en negro. También, utilizan la denominada falsa relación de dependencia, dónde una persona accede a un monotributo social y factura a su empleador.

De la Redacción de Diario Cafayate