Editorial abril 16, 2017

Qué es la Pasquetta

pasquetta lunes del angel papa francisco

El lunes de la octava de Pascua es fiesta en la mayoría de países europeos y en algunas comunidades españolas. Esta costumbre tiene sus orígenes en el hecho de que entre los siglos IX al XIII en la mayor parte de los lugares se oía Misa y se abstenían de trabajos serviles durante toda la semana de Pascua.

Más tarde esta norma se limitó a dos días (lunes y martes) y desde finales del siglo XVIII, quedó reducida al lunes solamente. En algunos países como los Estados Unidos y actualmente en España en algunas comunidades, incluso el lunes no es fiesta de precepto.

También ocurre esto último en Italia, donde no es un día de precepto pero si un día festivo que tiene una denominación especial, se llama el “lunedì dell´ Angello” (el lunes del Ángel) y que recibe el nombre popular de Pasquetta en casi todo el país, con pequeñas excepciones, como los genoveses entre otros, que le dan este nombre al seis de enero.

En el evangelio de Marcos se cuenta cómo pasado el sábado de María Magdalena, María la de Santiago y Salome compraron aromas para ungir el cuerpo de Jesús. Iban preocupadas porque no sabían quién les removería la piedra de la puerta del monumento. Cuando llegaron vieron que la piedra estaba removida.

Entrando en el monumento vieron a un joven sentado a la derecha, vestido con una túnica blanca y quedaron sobrecogidas de espanto. El Ángel les dijo: “No os asustéis. Buscáis a Jesús Nazareno, el crucificado; no está aquí; mirad el sitio donde lo pusieron. (Cfr Mc 16, 1-8).

A pesar de que estos hechos que relatamos ocurrieron el día después de la Pascua (hebrea), que cayó en sábado en aquella ocasión, la tradición los ha trasladado al día después de nuestra Pascua.

Esta fiesta civil, con un trasfondo religioso, fue instaura en Italia después de la Gran guerra, con el fin de prolongar la fiesta de la Pascua y los italianos, aprovechando la recién llegada primavera, suele ocupar saliendo al campo con la familia y amigos.

Pero volvamos al sentido religioso de la celebración, en 1994, el recordado san Juan Pablo II, en sus palabras después del rezo de Regina Coeli el día del Ángel se preguntaba “¿Por qué se llama así? Me parece que es acertado ese nombre: lunes del ángel. Conviene dejar un poco de espacio a este ángel, que dijo desde lo más profundo del sepulcro: Ha resucitado”.

Estas palabras eran muy difíciles de pronunciar, de expresar, para una persona humana. También las mujeres que fueron al sepulcro lo encontraron vacío, pero no pudieron decir: Ha resucitado, sólo afirmaron que el sepulcro estaba vacío. El ángel dice más: no está aquí, ha resucitado.

Esto lo podía decir sólo un ángel, como fue también un ángel quien dijo a María: Concebirás un hijo, que será hijo de Dios. Ninguna persona humana podía pensar en un Dios-hombre, un Dios que se hace hombre. Debía ser un ángel, enviado por el Padre, el que dijera esto a María.

A mediodía, este Lunes de Octava de Pascua, o Lunes “del Ángel” el santo Padre Francisco ha rezado el Regina Coeli, es decir la oración que sustituye el ángelus en este tiempo pascual, con los miles de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro. Es costumbre que este día los Papas recen públicamente el Regina Coeli.