Cultura Enero 14, 2018

Recibir lo nuevo

mujer bici manos carretera

Bueno. . .Ah  .Pasamos “las fiestas”, fin de año, diciembre atiborrado de cenas, actos, cierres, despedidas. ¿Qué vamos a comer? ¿Dónde vamos a pasar? ¿A quien vamos a invitar? ¿Cuándo vamos a viajar? Etc. ¡Sobrevivimos!

Y ahora, empezando un nuevo ciclo. Puede resultar un muy buen momento para re-direccionar nuestra brújula, revisar nuestras creencias y anhelos; nuestras metas. Pues, nuestra vida cobra mayor sentido con propósito, con intención. El propósito es interno, es una guía.

¿Ya pensaste y sentiste tus “objetivos” para estos tiempos? ¿Dónde te encuentras con respecto a estos? ¿Qué movimientos serían necesarios realizar y desarrollar, para evolucionar hacia tus metas y propósitos?

Te sugiero ser lo más específico y claro posible al manifestar lo que te propones para este nuevo tiempo, y al analizar donde estas parado en relación a ellos.

Se precisa valor y humildad para observar lo que sucede dentro de nosotros. Y arrancar desde ahí, desde lo que hay, desde lo que somos. Sabiéndonos partícipes, creadores, escultores de nuestro destino. De nuestro futuro y nuestro presente. Presente…Pues, esa es la vida a cada momento, un presente, un regalo.

Estar presentes, y conocernos, desde un tremendo amor incondicional hacia nosotros mismo. Pues, no hay viaje, transformación posible, desde el puro reproche, desde el juicio rígido que nos señala con el ceño fruncido.

Cuidando también de no irnos hacia el otro extremo (ya lo decía Buda: “El Camino del Medio”). El extremo en el que nos auto-justificamos en exceso, engañándonos, excusándonos, para no hacer el esfuerzo necesario para estar mejor.

Te invito a tomarte un momento.

Relajar tu cuerpo y tu “ruido mental” y conectar con aquello que desde lo profundo de ti quiere ser.

Toma lápiz y papel y escríbelo, “bájalo”, dale forma, lo más claro posible. “Para este 2018 quiero…”, “El propósito para este año es… y voy a hacer… (Esto, esto y esto – acciones concretas-) para lograrlo o para acercarme”

Llámalo propósito, meta, objetivo… Y que se convierta en tu guía, en tu dirección.

Deseo para todos un 2018 significativo en cambios que nos movilicen a encontrar y vivir nuestro Propósito más Espiritual.

Con amor,

Ana Julia Sartor – Profesora de Yoga