Claves de la reforma

reforma previsional argentina formula

El gobierno nacional propone la modificación de la fórmula de movilidad, basada en la reforma previsional, argumentando que la actual es inestable y que no asegura el poder adquisitivo de los jubilados como sucedió durante los últimos cuatro años.

Los treintaicuatro países que incluye la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, actualizan sus jubilaciones por inflación o por combinación entre inflación y salarios. La propuesta del gobierno nacional es de un 70% por inflación y de un 30% por salarios.

El sistema vigente, que las autoridades intentan modificar, actualiza 50% salarios y 50% recaudación y ajusta de forma semestral, a diferencia del presentado que lo reconstruye de forma trimestral.

La evolución para una jubilación de $10.000 a 2018, de enero a diciembre, será de $12.423, con el sistema actual, y de $12.108, con la nueva fórmula. La jubilación, acumulado contra inflación, en porcentaje será del 28% en el primer orden y del 24% en el segundo.

1*Con la nueva fórmula, el incremento de haberes dispuesto para marzo será menor que con el esquema anterior. Los jubilados deberán esperar hasta junio para que ésta se compense.

2* Con la actualización propuesta los haberes tendrán una mejora real de 1,5% en 2018, y de 4,6% hasta 2019. Recién entonces igualarán el poder adquisitivo máximo de septiembre de 2015.

3* Se consensuó la incorporación del índice de salarios, con una ponderación del 30% en la fórmula de cálculo del aumento de haberes. El IPC determinará el restante 70%.

4* Con el esquema vigente, los haberes reales caen cuando la inflación sube. El Gobierno prevé proteger mejor su valor real con la nueva fórmula.

5* La reforma tributaria quita al ente recursos recaudados por el Impuesto a las Ganancias y los compensa solo parcialmente con ingresos por Créditos y Débitos.

6* El Gobierno procura que el financiamiento del sistema de seguridad social dependa menos de las rentas generales y más de las contribuciones por  beneficios futuros.

El gobierno nacional, en caso de lograr la aprobación, aplicará el 82% móvil a quienes al momento de la jubilación hayan reunido 30 años de aportes efectivos.

Actualmente esa relación es del 81,8%, por cuanto el haber mínimo es de $7.246 y el salario mínimo de $8.860. Entonces, cada vez que aumente el salario mínimo, si la jubilación mínima es inferior al 82%, la ANSES ajustará los haberes de los alcanzados por esta garantía.

Quedan excluidos del 82% móvil los que se jubilaron por moratoria y a quienes no les correspondió el beneficio de Prestación Básica Universal. Es decir, jubilados por invalidez de trabajadores que estaban activos, pensionados por fallecimiento de los trabajadores que estaban en actividad y aquellos que se jubilaron con más de 65 años, compensando años de aportes.

Los trabajadores en relación de dependencia del sector privado podrán optar por jubilarse a los 70 años, y recién entonces los empleadores podrán intimarlos a que inicien el trámite del retiro jubilatorio. Los estatales quedan excluidos.

Las mujeres hoy tienen la opción de jubilarse a partir de los 60, con 30 años de aportes, y pasa a ser obligatorio a los 65. Si se aprueba el proyecto, podrán jubilarse entre los 60 y 70. Y los varones la opción rige entre los 65 y los 70 años.