Cultura Julio 11, 2017

Causio, coplas en la plaza

rogelio guantay llampa coplero cafayate caucio

El coplero Rogelio Guantay Llampa, popularmente conocido como Caucio, ofrecerá un recitado de coplas y poesías, en la antigua casilla de turismo de la Plaza 20 de Febrero, el martes 11 de julio, a las 18.30.

En el marco del programa Revalorizando Nuestra Cultura, un grupo de investigadoras, cuya labor se basó en la recuperación de palabras ancestrales americanas, invitó a Rogelio Guantay Llampa a brindar un espectáculo abierto.

Durante una entrevista que brindó a Radio Impacto Cafayate, Caucio destacó la figura del legendario gaucho Don Amaicha, al que le dedicó una copla:

La paradoja del destino
se ensañó con el coplero
nacido allá en Amblayo
lleva el mote de otro pueblo.

Guantay se refirió a Don Amaicha y lo describió como un personaje al que le gusta cantar coplas y recitar versos; un hombre que viste su traje de gaucho los domingos para encontrarse con los amigos en La Última Pulpería.

“Lo conocí tocando su caja como a un hombre sencillo. Él me traía el pan todas las mañanas cuando yo trabajaba en un restaurant. Es un gaucho de antes; de esos que quedan pocos”, describió el coplero, Rogelio Guantay Llampa.

Para Caucio la copla tiene sus orígenes en España y quedó arraigada en el norte argentino. La explica como propia; de cuatro estrofas, que lleva en medio de las dos primeras sílabas el remate o la redondilla.

“En sí, la copla es un verso; un poema de cuatro estrofas reducido, pero que quiere decir mucho dentro de ese pequeño contexto. Es filosófica a la vez, para quien la escucha detenidamente”, describió Guantay Llampa.

Permanentemente al aire por Radio Impacto Cafayate, Caucio recitó una nueva copla en lenguaje coloquial y directo:

La copla es un sentimiento
muy difícil de explicar
brota dentro del pecho
y al tuyo quiere llegar.

“Hay coplas para todo; para la vida y la muerte; para el amor y la indiferencia; el encuentro y el desencuentro; la naturaleza. Es cuestión de encontrar la rima y recitar nomás”, explicó el cantor cafayateño.

El abuelo y el padre de Rogelio Guantay Llampa, fueron uno de los grandes cantores de la zona de Tolombón. Ese estímulo fue el que lo condujo al canto y a la caja hasta convertirse en coplero.

“Yo vivía cerca de la Alvarado, donde se hacían los carnavales. Ahí se organizaban las carpas y me iba desde chico a cantar. Así empecé; en rueda de amigos, fiestas familiares y luego en los escenarios”, contó Caucio.

Guantay Llampa asegura que continúa en el camino de la copla para defender la cultura. Para que no se pierda el legado ancestral de los originarios; la costumbre de cantar con una simple caja de cuero.

“Una vez que ya se cantó la ronda del lugar, se arma el contrapunto entre las mujeres y los hombres. Es un rato, sin menospreciar. Yo siempre aclaro que es un momento para decirse las cosas y que todo quede allí”, expresó.

Por último, Rogelio Guantay Llampa dijo que es necesario contar con cierta agilidad mental para inventar una copla y que no se puede prohibir. Aclaró que nunca existen ánimos de ofender, sino de graficar lo que sucede en el momento.

De la Redacción de Diario Cafayate