Sociedad Septiembre 17, 2018

Salta renovó su pacto de fe

Señor y Virgen del Milagro en Salta

Finalizó en la ciudad de Salta la festividad en honor del Señor y la Virgen del Milagro. Los católicos celebraron, desde el jueves hasta el sábado, el triduo festivo que concluyó con la renovación del Pacto de Fidelidad.

El Arzobispo de la provincia de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, dirigió la procesión hasta el monumento 20 de Febrero, acompañado por cientos de miles de fieles, y presidió la Eucaristía en la Catedral.

Frente al Monumento 20 de Febrero, Cargnello destacó la presencia de los peregrinos que “dan nuevo color y fuerza a las celebraciones del Milagro”, y agradeció “el testimonio de su fe, de su fortaleza, de su fraternidad”. “Los peregrinos son testigos del amor misericordioso del Señor, nos sugieren la imagen del camino”, afirmó el monseñor.

El obispo salteño se dirigió a los jóvenes que “se han convertido en el centro de un compromiso eclesial”, expresado en el Encuentro Nacional celebrado en Rosario, en el próximo Sinodo que convocará a obispos de todo el mundo en Roma y en Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en el próximo enero en Panamá.

“En esta celebración del Pacto de este año, -les dijo- son ustedes, queridos jóvenes, especialmente bienvenidos. Muchas gracias porque han sido verdaderos protagonistas de este Milagro, como peregrinos, como servidores, como fieles discípulos misioneros”.

El arzobispo se preocupó por la situación social del país y mencionó: “No agrada al Padre Dios la miseria, el abandono y la exclusión en la que viven tantos hermanos nuestros. Los creyentes experimentamos la invitación provocadora de Dios a suprimir las graves desigualdades sociales y las enormes diferencias en el acceso a los bienes. La vida solo se desarrolla humanamente en la comunión fraterna y justa”, sostuvo.

Sobre el tema de la educación, pidió “ayudar a los niños y a los jóvenes a descubrir la maravilla de ser personas. La persona es un don de Dios para la creación y para la humanidad entera. Don para la persona y para que la persona sea don para los otros es la sexualidad con la que nacemos”.

Monseñor Cargnello hizo referencia a la santidad en el ejemplo del papa Pablo VI, de monseñor Oscar Arnulfo Romero y de la Madre Nazaria, cuyas vidas “nos animan como fuerza y propuesta de vida para todos nosotros”. Al concluir la homilía invitó a la propuesta de “servir… como el Señor, como la Virgen. Hasta dar la vida”.