El agua de San Carlos aumenta el riesgo de cáncer

San Carlos Salta iglesia plaza

San Carlos (Salta) – Para evitar la exposición al arsénico, los sancarleños deben tener acceso a un suministro de agua segura para beber, preparar alimentos y regar cultivos alimenticios, ya que la ingestión prolongada de agua potable con ese metaloide se relaciona con un mayor riesgo de cáncer.

Se ha vinculado la exposición al arsénico con los cánceres de piel, pulmón, riñón y vías digestivas y con tumores malignos que destruyen los sistemas linfáticos y de producción de células sanguíneas.

Las indicaciones de la Red de Seguridad Alimentaria del CONICET, acordadas sobre bases científicas, económicas, políticas y tecnológicas, prueban que la concentración de arsénico del agua de San Carlos está asociada a un nivel de riesgo de desarrollar cáncer.

Los investigadores del INTA, calificaron al arsénico como al «rey de los tóxicos» y coincidieron en que el límite que indica el Código Alimentario como valor máximo para el agua es 0,01 mg (Miligramo) por l (Litro) = 10 µg (Microgramo) por litro (L)


El 36% de los casos de cáncer de pulmón no están ligados al fumador; se producen por la presencia de arsénico en el agua


La mayor concentración de arsénico en agua está en la región Noroeste (Salta y Jujuy), Chacopampeana y Cuyo y afecta a casi 4 millones de personas en todo el país. Además, el 2,6% de la población padece arsenicosis de acuerdo con los análisis exámenes e hisopados.

La arsenicosis es una enfermedad crónica causada por la exposición prolongada al arsénico por el consumo continuado de agua contaminada y tiene relación directa con la aparición de cáncer y ceguera, cojera y gangrena.

En los próximos 50 años, los casos de arsenicosis podrían aumentar de 2,6 % a 62,5 %, para las poblaciones expuestas a agua contaminada con ese metaloide, según las estimaciones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, en la Argentina.

Finalmente, la única manera que tienen los sancarleños de prevenir el cáncer y otras enfermedades es mediante el consumo de agua sin arsénico.

Diario Cafayate