Política Mayo 23, 2015

Scioli y La Cámpora 2015

Daniel Scioli y La Cámpora 2015

La construcción de poder político, del actual gobernador de la Provincia de Buenos Aires y candidato a Presidente de la Nación, Daniel Scioli, comenzó en 1997; la de la agrupación política, La Cámpora, en 2003.

Tanto la estructura de Scioli como la de los principales referentes de La Cámpora: Recalde, de Pedro, Larroque, Kirchner, Cabandié, Ottavis, son de ideología kirchnerista, y pertenecen al movimiento nacional popular.

Las diferencias entre uno y otros, residen únicamente en el pasado. Scioli es señalado como menemista. Sin embargo, su actividad política comenzó en 1997, cuando fue electo diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires.

Dos años antes, en 1995, Mariano Recalde se graduó como Abogado en la Universidad de Buenos Aires, Eduardo de Pedro se involucra en la militancia por los Derechos Humanos y Andrés Larroque estaría por convertirse en presidente del centro de estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires.

Máximo Kirchner estudiaba periodismo y abogacía, Juan Cabandié participaba en los movimientos políticos populares y José María Ottavis comienza su militancia peronista luego de comprometerse con las organizaciones de Derechos Humanos.

Daniel Scioli es nombrado secretario de turismo y deporte por el presidente previsional, Eduardo Duhalde, y luego integraría la fórmula presidencial como vicepresidente de Néstor Kirchner, en las elecciones de 2003, en las que resultaría victorioso.

Antes de 2003, los nombres de Néstor Kirchner y La Cámpora no eran visiblemente conocidos. A partir de entonces, comienza una regeneración socio política en la República Argentina, que hasta la actualidad mantiene el Frente para la Victoria.

Scioli y La Cámpora son hijos del fenómeno kirchnerista. El primero, un funcionario público que se atrevía a entrar en el escenario de las elecciones presidenciales, como candidato a vice. La segunda, una fuerza política que se terminaba de alinear a la del ex presidente Kirchner.

Las elecciones presidenciales de 2015, plantean a Daniel Scioli como posible candidato por el kirchnerismo. La Cámpora podrá condicionar parte de la definición con una apoyatura, a partir de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias.

Pero, en este caso no se habla de una fragmentación del peronismo. Más bien la atención se concentra entre quienes se denominan kirchneristas duros y blandos. La madurez de Scioli y La Cámpora demuestran que las posiciones inquebrantables son menos positivas que las flexibles.

Inevitablemente, nacerá un acuerdo como garantía de la continuidad del proyecto nacional y popular que fundó Nestor Kirchner y continúa Cristina Fernández. Unidos y Organizados y La Cámpora impondrán la resistencia al intento de instalar un peronismo conservador.

A pesar de los pronósticos, las bases de la militancia política de la mayoría de los sectores, actuarán en los próximos cuatro años como fiscales y jueces. El Ejecutivo no podrá tomar decisiones sin consenso popular.

De la Redacción de Diario Cafayate